¿Y si te piden que te tires por el balcón?

oculus

En el reciente clausurado Festival de Cine Fantástico de Bilbao, el Fant, el premio del público al mejor cortometraje se lo ha llevado el firmado por Julian Merino, The App ( La aplicación).

Al presentar el multipremiado corto, Merino nos avisó de algo inquietante: “Lo que vais a ver, va a pasar. Y voy más allá, está pasando ya”. Tiene razón. Inquieta pero es así.

Para quienes no han visto el corto (les recomiendo vivamente que lo hagan), The App cuenta la historia de un hombre enganchado absolutamente a una aplicación de esas que todos tenemos en el móvil y que dirige todos y cada uno de sus pasos. Le da la felicidad a cambio de hacer todo lo que el sofware le pide. Sus relaciones personales, su trabajo, su alimentación, su ocio, todo, está guiado por esa app. Todo va bien hasta que en un momento dado la aplicación le propone que se tire por el balcón, que se suicide. ¿Qué hace el protagonista? ¿Qué harías tu? Ese es el dilema que plantea el cortometraje.

“La idea inicial no era hacer un corto sino una app. La aplicación consistía en recopilar el mayor número de datos del mayor número de gente posible, contando con el consentimiento de los usuarios. Wasaps, e-mails, llamadas telefónicas, extractos bancarios, redes sociales, toda aquella información que pudiera crear un perfil lo más exacto de las personas adscritas a la app. Con esos datos la aplicación se encargaría de saber lo que desea el cliente antes de que este se lo planteara y lo haría posible. Le proporcionaría entretenimiento (música, cine, videojuegos…),  relaciones (amistad, amor, trabajo…), salud (hábitos de vida saludable, seguros, tratamientos…), experiencias (viajes, restaurantes…) y un largo etcétera. Lo único que tendría que hacer el usuario sería seguir los pasos que dictase THE APP. Se sacrificaría el libre albedrío a cambio de la felicidad”, cuenta el director. 

Yo fui una de esas personas del público que voto por este como mejor corto de cuantos se vieron en el festival. Lo cierto es que me dio miedo pensar que, tal y como nos dijo Merino al presentarlo, esto está pasando. Si algo o alguien nos dice en las redes que nos suicidemos, ¿podemos llegar a hacerlo?

Pensaba en esto al mismo tiempo que leía lo que se ha ido publicando de el juego de la “ballena azul” y su supuesto creador.

Philipp Budeikin tiene 21 años y permanece detenido en San Petersburgo acusado de ser el creador ese macabro juego online , que propone 50 retos antes de que sus participantes se suiciden. Está a la espera de juicio por inducir al suicidio de a quincena de adolescentes en Rusia a través de este reto que ya ha llegado a España. Los Mossos d’Esquadra investigan al menos ocho casos en Cataluña y la Ertzaintza otro más en el País Vasco, además del primero detectado en Palma de Mallorca. Una vez detenido por las autoridades rusas, Budeikin reconoció los hechos: “Sí, realmente lo hice. Murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real, calidez, comprensión y comunicación”.

Vida Real versus Vida Virtual. Cada vez es más delgada la línea que separa a ambas al tiempo que crece el número de personas que deja su vida en manos de quienes crean un mundo paralelo al nuestro en las redes sociales.

Aún sin tener claro si se trata de un peligro real o de un bulo viral, debemos tener los ojos muy abiertos y la mente muy centrada en lo que vivimos y sentimos, en lo que tocamos. Lo de la red es difícil de palpar así que, en la mayoría de los casos, mejor huir.

www.begoberistain.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>