Cumplir 40

DEIA

Las fiestas de los 40 suelen ser de esas de “darlo todo”, de tirar la casa por la ventana porque sospechamos que entramos en una nueva etapa de nuestra vida. También suele ser un momento de duda, de cuestionarnos nuestra trayectoria y de analizar el pasado para saber qué y cómo queremos que sea el futuro.

Que un medio de comunicación cumpla 40 es motivo de alegría y de orgullo. Alegría porque quiere decir que uno de los vehículos en los que viaja la libertad sigue en marcha. Orgullo porque uno de los diarios que más se han significado en Euskadi, un país pequeño con mucha miga, sigue, 40 años después, manteniendo su objetivo de ser “Gure lurraren Deia” (La llamada de nuestra tierra). Son nuestras noticias, nuestros sentires y vivires sin perder de vista que estamos en un mundo global en el que, como bien decía Edward Norton, “el aleteo de una mariposa en el norte puede cambiar el mundo en el sur”. Es decir somos todos uno, pero cada región, cada país, cada territorio, tiene su idiosincrasia propia.

Por eso DEIA se mantiene después de 40 años, porque ha sabido incluir a unos y a otras sin dejar de lado su lema inicial, insisto, gure lurraren deia.

La fiesta de los 40 de DEIA fue un reflejo de lo que estoy contando. No faltó una sensibilidad, todos y todas reunidos en torno a un escenario y a una celebración en la que el de derechas saludaba al de izquierdas, el economista al agitador social, el representante social al político de turno, el plumilla al radiofónico…. Todos/as a una.

Pluralidad. Esa debe de ser la marca bajo la que se resguarde un medio de comunicación que quiera perdurar 40 años y más.

Yo me siento muy orgullosa de pertenecer a DEIA. Mi pequeñísima aportación diaria a través de este blog instalado en su blogosfera me hace sentir como en casa en este periódico.

ZORIONAK DEIA URTE ASKOTARAKO

www.begoberistain.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *