Úteros cedidos

Suena raro que de repente un medio de comunicación encargue una encuesta en la que, entre alguna otra cosa, se pregunta por la gestación subrogada y que ese mismo medio haga públicos los datos y los traslade a su audiencia prácticamente en todos sus boletines informativos. Es más, busca reacciones en las distintas formaciones políticas cuyos portavoces apuntan a la necesidad de revisar sus posiciones en torno a este asunto.

O yo estoy muy “mediatizada” por cómo se trabaja en los medios y cómo se afrontan las informaciones para generar una u otra opinión o algo huele raro en todo esto. Huele a generar tendencia y opinión dirigida.

Los datos de la encuesta dicen:

“La mayoría de los españoles se muestra favorable a la maternidad subrogada y más del 70% quiere que se apruebe una ley que la regule, según los resultados de el Observatorio de My Word . Los ciudadanos apoyan con mayor claridad la maternidad subrogada para parejas heterosexuales que no pueden tener hijos. Los que rechazan los también llamados vientres de alquiler lo hacen fundamentalmente porque supone una mercantilización del cuerpo de la mujer. 

Más de la mitad de los encuestados, el 57% se muestra favorable a la maternidad subrogadaEl Observatorio preguntaba textualmente por el grado de aceptación de esta práctica entendida como la ayuda de una mujer a una persona o pareja a tener un hijo, aceptando que se le transfiera a su útero un óvulo previamente fecundado, gestación a término, dar a luz y renunciar a su filiación materna. El 56’9% declaró que la aprobaba mucho o bastante; el 32,4% lo aprueba poco o nada y un 10% no se pronuncia”.

El enfoque de la encuesta es tendencioso. Se utiliza el término “ayudar”, palabra ante la que nunca nos sentimos indiferentes y se muestra el acto como algo absolutamente aséptico, como que nada tuviera que ver con contratar a una mujer, su útero, para que geste un hijo al que nunca podrá referirse como tal.

Sí, yo también soy de las que opino que estamos ante una nueva forma de mercantilizar el cuerpo de la mujer. Por mucho que se regule, siempre serán las mujeres más necesitadas las que se vean obligadas a alquilar su útero.

Acabo de leer un informe sobre la donanción de óvulos. Una de las pruebas que hay que superar para poder ser donante es precisamente un análisis psicológico. Quienes trabajan es esto quieren saber de antemano que vas a poder soportar el saber que en el mundo hay un niño o una niña que ha nacido gracias a tus óvulos.

Supongo que si llega a regularse la gestación subrogada en España, se contemplará también el estudio psicológico de quien da el paso y presta su útero. No sería la primera ni la última que después de haberse sometido a todo el proceso decidiese que el bebé es suyo y solo suyo. Salvo que la imperiosa necesidad de dinero haga que ese instinto se anule.

Lo que vemos es que se quiere generar un estado de opinión favorable a la gestación subrogada que ya ha sido cuestionado por grupos como Juezas/ces para la Democracia. Han respondido a la encuesta antes mencionada con una pregunta: ¿Quienes la apoyan cederían su útero si fuera posible?Serían los de las mujeres pobres, como siempre.

Hay debate.

 

7 comentarios sobre “Úteros cedidos”

  1. Dices que el enfoque de la encuesta es tendencioso pero también lo es el enfoque de tu post.

    Mencionas a un grupo de jueces, pero no mencionas que las sentencias judiciales estan a favor de la GS. Ese y otros errores y alusiones que empiezan a sonar ya intencionados.

    ¿Tanto te cuesta aceptar que en este aspecto estás en en un grupo minoritario y alejado de lo que la sociedad quiere?

  2. El único caso de gestación subrogada o delegada, aunque seguramente habrá más, es el de una mujer que se prestó a ello al no poder su hija concebir. En Italia ya hace un par de décadas.
    Lo que se nos quiere vender, y este el término adecuado, es que tener descendencia, para las fotos o para la herencia o como juguete de mentes egoistas, es algo tan normal como comprarse un vehículo siempre y cuando se disponga del dinero suficiente.
    Las leyes del Estado Español, y es de suponer que sucederá igual en la mayor parte del Mundo, prohiben taxativamente el negocio económico en relación al trasplante de órganos que será gratuito y anónimo, condiciones que aquí no se desean sino, como en los lupanares de lujo, seleccionar a la mujer con su genotipo y fenotipo bien explayado en sus obligatorias analíticas médicas.
    Lo que desean quienes opinan que tener descendencia es un derecho consustancial a su persona es la puesta en marcha, sin límite alguno, a las granjas de mujeres gestantes al estilo de las que, realidad o bulo, montó el racista y criminal régimen nazi.
    PS: a miriadas de moscas les place comer los excrementos. Yo en este caso prefiero ser en este caso parte de esa “supuesta” minoría.

  3. Yo también estoy de acuerdo con Begoña Beristáin. Creo que hay desinformación, la gente no se ha parado a pensar de lo que realmente estamos hablando, que es una vez más, tratar el cuerpo de la mujer como un “objeto”, una “fábrica” de seres humanos. Tener un hijo biológico no es un derecho al que principalmente acceden personas con grandes medios económicos, a lo mejor habría que actualizar la burocracia de adopciones.

  4. No es una tendencia minoritaria. Viendo lo discriminatoria que es la sociedad con las mujeres embarazadas o que en un futuro quieran ser madres (caso iberia, 100% de las entrevistas de trabajo actuales…), se puede pensar que una mujer tenga que “prestar” su cuerpo para gestar un bebe de otra pareja por amor al arte? A quien se le pasa semejante idea peregrina por la cabeza? La gestación subrogada básicamente es un negocio que quiere mercantilizar el cuerpo de la mujer, como si fuese un huerto, por lo tanto es una aberración per se.

  5. Cuanto cuñadismo y cuanta desinformación. ¿Cuantos de los que habláis aquí habéis hablado con alguna gestante? ¿cuantos habeis contrastado vuestra post-verdad con lo que ella piensa? Ya os lo digo yo…. NINGUNO…. no pasais de lo que leeis en el facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *