El pozo de la corrupción

Que el fútbol y su entorno no se libran de actitudes y acciones corruptas no es nuevo. Creo que a casi nadie habrá sorprendido la detención del presidente de la Federación Española de Fútbol y otra decena de personas en el marco de una operación que ha vuelto a poner a la corrupción sobre la mesa. Si es que alguna vez dejó de estarlo, claro.

Los delitos por los que han sido detenidos son administración desleal, apropiación indebida, corrupción entre particulares, falsedad documental y posible alzamiento de bienes, todo ello en relación con la organización de partidos internacionales. Vamos, nada de “fair play” o juego limpio.

Lo que me sorprende es que muchas reacciones se han centrado en atacar la figura de Villar (no sin razón) por su forma de decir “fútbol”. Jurgol, fulbol, furbol, lo que ustedes quieran, pero por lo que hay que juzgarle es por la utilización de una federación deportiva para su propio beneficio.

Me da que nos estamos acostumbrando a los y las corruptas, a que quien ostenta cierto poder se lucre por ello, a que mientan, roben y hagan sus negocietes mientras los demás nos ponemos nerviosos si nos saltamos un IVA.

En el último informe sobre el índice de percepción de la corrupción realizado por Transparencia Internacional, España caía a su peor clasificación de la historia al colocarse en el puesto 41 de 176 países. Los autores del informe constataban que hemos alcanzado el récord histórico de corrupción comparativamente. “Estamos entrando en un pelotón de países que se han acercado peligrosamente a la corrupción sistémica muy recientemente, como Georgia o la República Checa”, decían.

Corrupción sistémica, todo un sistema podrido, una democracia amenazada, la punta del iceberg. Y todo ello bajo una sensación de impunidad que mina la legitimidad de cualquier institución.

La corrupción que nos invade es como el cáncer. Si no se toman medidas para prevenirla o no se la extirpa de raíz, el sistema se destruye. Miedo da saber que a muchos corruptos los avalamos con nuestros votos o los jaleamos en los estadios.

www.begoberistain.com 

Un comentario en “El pozo de la corrupción”

  1. ¿Cómo no va a haber corrupción sistémica, si el papel del Tribunal de cuentas es sólo de advertencia (cuando actúa), y no implica actuación fiscal ninguna?
    Si los ejercicios 2002 y 2003 el TC detectó ausencia de justificación a un gasto de 23 Mill de euros, ¿por qué Villar no está, por lo menos fuera de su cargo, desde el 2004?, independiente de su responsabilidad penal, que podía haberse establecido en el mismo año.
    El caso Madoff se descubrió en diciembre de 2008. El 29 de Junio del 2009, Madoff fue condenado a 150 años de prisión. 6 meses y medio.
    En Estados Unidos habrá corrupción, pero no es sistémica.
    Nos quieren convencer que las instituciones funcionan, que esto es un estado de derecho.
    No es así, por la inoperacia del sistema y por el retraso y arbitrariedad de la justicia. Esto es lo que hace sistémica la corrupción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*