Begoña

Hoy es un día grande para todas las mujeres que nos llamamos Begoña, tengamos o no vínculos religiosos. Sí, también hay algún hombre que se llama Begoña, de segundo nombre la mayoría de las veces, pero los hay.

Aunque nos felicitan cada 15 de agosto, jornada en la que se celebra el día de todas las vírgenes se llamen como se llamen, nuestro día, el de las Begoña, es el 11 de octubre.

Begoña es un nombre muy bilbaíno y por eso estoy muy orgullosa de llevarlo. Insisto, más allá de la simbología religiosa, a mí lo que me gusta es que llamarse Begoña significa que o eres de Bilbao o has nacido donde te da la gana.

Pero estamos en peligro de extinción. Un nombre común hace varias décadas se ha convertido en una rara avis en este siglo XXI. Alguien me decía ayer que Begoña es “nombre de vieja”, así, tal cual. Ahora se llevan nombres más sofisticados como Noa, Sara, Lucia o Martina, que son los más utilizados en el conjunto del Estado.

Por dar algún dato decir que hay 39.755 mujeres que se llaman Begoña con una edad media de 44,8 años. Yo soy de las María Begoña. Somos 36.648 y tenemos una edad media de 53,3 años.

Cada vez que tengo a alguien esperando una niña, le invito a pensar en la posibilidad de nominarle Begoña. Aún no he conseguido que nadie lo haga, pero seguiré insistiendo.

Hoy es un día de fiesta en Bizkaia y especialmente en Bilbao. Necesitamos más Begoñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *