Si no aportas, aparta

Creo que no está de moda hablar de educación y respeto, pero es el asunto que traigo hoy hasta Veterana B. Lo hago porque la semana ha sido complicada. Hay quien no lleva bien las críticas y las denuncias y reacciona de una manera poco “educada” cuando lo que leen no les gusta.

El pasado lunes publiqué un post en el que describía algunos de los fallos que se habían producido en el desarrollo del Santander Triathlon Series celebrado en Getxo. PINCHANDO AQUÍ puedes encontrar el enlace a ese post.

Cada mañana, una vez que el tema se publica en la blogosfera del diario Deia, lo llevo a Twitter y a Facebook para que tenga mayor difusión y, sobre todo, para que los y las lectoras puedan opinar. Sin filtros. Jamás he eliminado ningún comentario ni he bloqueado a ningún usuario sea cual sea su percepción. En muchas ocasiones hay opiniones contrarias a la mía y ahí se quedan para que todo el mundo lea distintos puntos de vista.

Yo digo que lo bonito de escribir cada día en este blog es la posibilidad que me da de agitar el avispero, de hacer que vosotros y vosotras escribáis acerca de temas de actualidad y no os guardéis nada. Esta muy vivo este blog. Tanto que hemos sobrepasado ya los 200.000 usuarios únicos con más de 400.000 páginas vistas. Ha recibido varios premios y le han galardonado precisamente por eso, por haberse convertido en un espacio de opinión libre y plural.

Pero desgraciadamente no todo el mundo es igual de respetuoso. Están los famosos “haters”, esos que intervienen con la intención de crispar y de generar mal ambiente con salidas de tono e insultos y de intentar imponer su criterio. Están también quienes no aceptan bien las críticas y las denuncias y optan por atacar a la mensajera. Es muy fascista eso de “matar al mensajero” y atenta contra la libertad de todos y cada uno/a de quienes aquí nos encontramos.

Si os dais una vuelta por mi muro en Facebook y vais a los comentarios que suscitó el post titulado “El último, Putxi” veréis de lo que estoy hablando.

Hoy quería dedicar este artículo a quienes cada día o de vez en cuando se interesan por lo que digo y opinan. Sin trabas, con respeto y en libertad. Y queria transmitir además un mensaje a quienes intentan reventar esa cordialidad con insultos y tratando a los otros lectores como si fuesen ignorantes: si no me aportas, aparta.

La libertad de expresarse sí tiene un límite, el respeto, la educación y las buenas maneras. Quien no venga aquí con esa intención, que se vaya.

Gracias a todas y todos los que cada día leéis y opináis en Veterana B. Sea cual sea vuestra opinión. En la discrepancia está la sal de la vida. Fomentémosla desde el RESPETO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *