Feas y guapas

Entre las muchas cosas que hemos visto, leído y escuchado estos últimos días en torno al asunto catalán hay algo que nos ha removido, al menos a algunos/as. Ha sido el montaje que encabeza este post y que nos ha dejado claro que, por mucho que nos empeñemos, hay quien sigue analizando a las mujeres en función de su aspecto físico sin más. Y remarcando unos estereotipos que tienen más de insulto que de otra cosa. Anna Gabriel de la CUP, a la izquierda, e Inés Arrimadas, de Ciudadanos, a la derecha.

La respuesta a la pregunta de “Y ustéd, ¿en que país quiere?” es bien sencilla.

Yo quiero vivir en un país libre en el que las mujeres tenga el mismo valor que los hombres en todos los ámbitos. Un país que valore a las personas por su inteligencia y su saber hacer y no por su físico. Un país en el que no haya imbéciles que sigan agrupándonos en “tías buenas” y “orcos”. Un país en el que las mujeres tengan la oportunidad de hacer política con mayúsculas y que, sean cuales sean sus ideas, puedan defenderlas sin importar si son guapas o no tanto. Un país en el que a ningún hombre se le ocurra hacer un montaje como el mostrado y en el que no haya cientos de varones que le rían la gracia.

Ese es el país en el que yo quiero vivir.

Además, el fin de semana ha dado para repasar los periódicos y leer qué es lo que dicen unos y otros del asunto catalán. Y digo unos y otros conscientemente porque la mayoría de los análisis están realizados por ellos y no por ellas. Alguna hay, cierto, pero, en general, la opinión que buscan los medios es la de los hombres en su mayoría.

Hace algún tiempo, un grupo de periodistas creó un listado de mujeres profesionales de diversos campos con las que contactar desde los medios de comunicación a la hora de interpretar la actualidad. Se hizo aquel listado ante la escasa presencia de mujeres en el ámbito de la opinión. Lo que se pretendía era poner en valor la opinión y el análisis de las mujeres y que los medios no se centrasen casi única y exclusivamente en el de los hombres. Pasado el tiempo, vemos que el análisis político femenino sigue estando a años luz en cuento a presencia en la prensa a la hora de explicar lo que pasa, por ejemplo, en Cataluña. Hay que aplaudir el esfuerzo que hacen algunos medios en equilibrar la balanza. Yo les recomendaría que se hiciesen con ese listado de mujeres profesionales que pueden dar otro enfoque al día a día teniendo en cuenta la perspectiva de género. Haberlas, haylas. Solo hay que buscarlas.

Hay muchos hilos de los que tirar en el tema catalán. Este no es el menos importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *