Flaco favor

Pues sí, flaco favor ha hecho el actor Kevin Spacey a la causa homosexual al salir del armario, es decir, a hacer pública su homosexualidad, como justificación a la acusación de acoso sexual que ha denunciado el también actor Anthony Rapp.

Mi admirado protagonista de la serie House of Cards no ha negado las acusaciones, ha manifestado en un tuit que admira al denunciante y que no recuerda nada de lo sucedido. Eso sí, le pide disculpas por actuar borracho.

Primer error. Intentar justificar una agresión por estar bajo los efectos del alcohol.

En su comunicado, Spacey señala además que es un hombre gay, que a lo largo de su vida ha mantenido relaciones con hombres y con mujeres pero que ahora elige vivir como un homosexual.

Segundo error. Sus palabras hubieran sido acogidas como una nueva muestra de hacer visible la homosexualidad como algo absolutamente normal si no hubiesen venido empañadas por una denuncia de acoso.

Yo agradezco ese movimiento que ha surgido después de la primera denuncia presentada por una actriz contra el productor de Hollywood, Harvey Weinstein. No porque estén saliendo a la luz tantas historias de acoso y agresión sino porque se está haciendo visible uno de esos secretos a voces que nadie se atreve a denunciar y, por tanto, continúan sucediendo sin que nadie haga nada por frenarlo.

Ayer era la actriz Maribel Verdú la que señalaba que esto del acoso es algo que ha sucedido “toda la vida”. Y en todos los campos, añadiría yo. Ya era hora de que alguien lo denunciase.

Mientras continua la campaña #MeToo, #YoTambién, que nos invita a denunciar las agresiones que hayamos podido sufrir.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *