¿Cómo ves el periodismo?

Hoy he recibido la visita de un estudiante de periodismo, Jonima Ballesteros. Quería hacerme una entrevista sobre mi experiencia en la maratón de Nueva York. Hablando hablando hemos llegado a lo que a los dos nos apasiona, el periodismo. Una de sus preguntas ha sido muy clara y directa: ¿cómo ves el periodismo?

Recuerdo que cuando yo empecé a trabajar en un medio de comunicación la pregunta que siempre se hacia estaba referida a la crisis del teatro. Hoy, treinta años después, seguimos hablando de eso pero hemos añadido a la lista de temas la crisis del periodismo.

Vivimos tan rápido que a penas nos paramos a pensar en si estamos haciendo bien nuestro trabajo o nos estamos dejando llevar por la “fast information” y por el “Low cost” informativo. Mucho pero de mala calidad. Y sabemos que la abundancia de cosas malas no puede tener buen final.

La pregunta de Jonima me ha hecho volver a pensar en nuestra forma de trabajar y en las posibilidades que tenemos de contar como queremos. Mi respuesta a la cuestión sobre la situación del periodismo ha sido: muy malita, la cosa está muy malita.

Le he contado que me preocupa mucho la falta de libertad a la hora de informar y las consecuencias que eso tiene. La primera, la ciudadanía es ahora más manipulable que nunca. Parece que la abundancia de medios nos hace más libres, que todo el mundo puede contar lo que quiere y como quiere. Sin embargo, ¿cuántos de estos medios informan con rigor y con objetividad, sin ataduras, haciendo un periodismo limpio? No me viene ningún nombre a la cabeza.

El poder necesita lanzar sus mensajes y no duda en utilizar todos los medios a su alcance para hacerlo. Esto no es nuevo. Es tan viejo como el propio periodismo. Sin embargo, nunca como ahora han conseguido que nos sintamos libres sin serlo. Podemos elegir entre cientos de opciones pero ninguna nos ofrece la posibilidad de saber lo que pasa y darnos las claves para que hagamos nuestro propio análisis. Lo dicho, mucha información y poca calidad.

Por no hablar de las redes sociales y el periodismo ciudadano. Alguien publica algo en Facebook, por ejemplo, y miles de personas lo dan por bueno. “Lo he visto en FB”, dicen, y ya es suficiente. Filtrar, esa es la palabra y lo que tenemos que hacer cuando nos trasladan historias que no nos suenan demasiado bien.

Hay que hacer una gran labor educativa con todo esto, enseñar a discernir el grano de la paja y lo que no es real de lo que sí lo es.

Podría estar hablando de la crisis del periodismo durante mucho tiempo. Estas son solo algunas de las reflexiones que me han surgido a bote pronto tras la pregunta de ese futuro periodista inquieto que quería saber cómo veo yo el periodismo actual.

Por cierto, el próximo lunes se entregan los Premios de Periodismo que otorga la Asociación y el Colegio de Periodistas Vascos. Enhorabuena a los y las premiadas. Yo tuve la suerte de serlo en el año 2015. Es un orgullo tremendo tener este reconocimiento.

Estos son los premiados este año:

 Ane Irazabal, ‘Premio Periodistas Vascos’

Gervasio Sánchez, ‘Premio José María Portell a la Libertad de Expresión’

Mariano Ferrer e Iñaki Iriarte, ‘Premio a la Trayectoria Profesional’

 Euskal Herriko Bertsolari Txapelketa, ‘Premio al Personaje/Institución Social’

Mikel Iturralderen ‘Treneando’ bloga, ‘Premio Periodismo Digital’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *