Mujeres vivas, no valientes

Llevo desde mis inicios profesionales, y van casi treinta años, siguiendo a Blanca Estrella Ruíz y su Asociación, Clara Campoamor. La pusieron en marcha en el año 1985 y desde entonces han trabajado con miles de mujeres víctimas de violencia de género, un término por cierto que Blanca Estrella llevó a la ONU para que fuese reconocido internacionalmente. Lo consiguió, como ha conseguido dar cobijo y amparo a mujeres que en un momento crítico de su vida no tenían a donde ir.

No tiene pelos en la lengua la presidenta de Clara Campoamor, ni se arruga ante situaciones complicadas. Ha criticado las medidas que se han diseñado pero no se han puesto en marcha para luchar contra esa violencia, se ha presentado como acusación particular en cientos de casos y ha aplaudido aquellas leyes o normativas que contribuyen a dar pasos en favor de las mujeres y su lucha por la igualdad.

Hablo hoy de Blanca Estrella y Clara Campoamor porque acaban de iniciar una campaña con el objetivo de pedir el indulto para aquellas mujeres condenadas en Euskadi por haberse defendido de sus agresores. Aseguran que es una realidad que se da cada día en los juzgados: si te has defendido con una patada, un golpe o un arañazo puedes acabar en la cárcel o ser castigada con varios meses de trabajos sociales. Si el agresor denuncia, puede pasar. Se pregunta Blanca Estrella cómo es posible que estemos animando a las mujeres a denunciar los malos tratos y que en algunos casos terminen siendo delincuentes.

Claro, si corres el riesgo de ser además de apaleada, castigada por la justicia, te lo piensas dos veces antes de denunciar. Hay mujeres que han ido a interponer denuncia contra su pareja por violencia de género y se han encontrado con que él ya ha presentado un parte de lesiones. Ella ha sido condenada a tres meses de cárcel y él a nueve. ” Si lo llego a saber, no denuncio”. Efectivamente. Esto ha llevado a que al menos un 30% de las denuncias sean retiradas por miedo a la sentencia. Una pareja llega al juzgado y cada uno aporta su parte de lesiones. La Fiscalía les avisa de que si siguen adelante ambos serán sancionados. La mujer retira la denuncia o no llega a interponerla.

Blanca Estrella Ruiz ha dicho muchas veces que queremos mujeres vivas, no valientes. Lo que hace falta es que las mujeres víctimas de violencia de género se sientan protegidas por la justicia y no cuestionadas por ella.

El informe que están elaborando se presentará ante el Parlamento Vasco, el Gobierno español y la Judicatura. Seguiremos el trabajo de esta asociación y su presidenta, una mujer incansable al frente de la lucha por la igualdad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *