Reyes Magos LGTB

 

A Cristina Cifuentes, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, le parece una “chorrada” la polémica de la carroza LGTB que desfilará esta noche en la Cabalgata de Vallecas. Se trata de una carroza que acompañará al resto de carrozas en las que desfilarán los Reyes Magos y todo su séquito. La carroza de la diversidad formará parte de un séquito de dieciséis vehículos y 23 colectivos, que acompañarán a sus majestades, pero en ningún caso sustituirá a la de los magos de oriente.

“La Navidad es la Navidad y las cabalgatas son las cabalgatas y el portal de Belén es la Virgen, San José y el Niño y, si acaso, el buey y la mula” ha dicho Cifuentes. Y punto. No le falta razón en eso, pero viendo la cada vez menos “paz y amor” que destila la Navidad no estaría de más que revisásemos la forma en que la celebramos. Cenas de nochebuena que se festejan en comedores de resorts hoteleros, comidas de Navidad que se adaptan a las pistas de ski, nula asistencia a las celebraciones de la iglesia y poca transmisión a los y las más pequeñas de lo que verdaderamente significa la Navidad.

Me gustaría saber cuántos niños y niñas sin bautizar acuden a la cabalgata de reyes y celebran un día profundamente religioso como es el del nacimiento de Jesús y la llegada de los reyes de Oriente. Que me parece bien que lo celebren, pero me gustaría más que supiesen lo que están festejando más allá de los regalos que les dejarán en el salón de su casa.

La Liga Española Pro Derechos Humanos ha solicitado al Juzgado de Instrucción  de Madrid que adopte medidas cautelares urgentes para impedir la participación de la carroza en favor de la diversidad y la igualdad LGTBI en la cabalgata. Aseguran que esa carroza “perjudica altamente el interés general, a los niños en su ilusión y tradición, además del interés legítimo de la Iglesia Católica por la irreverente y ofensiva imagen que afecta a uno de sus principales símbolos”.

En las cabalgatas de reyes a las que he asistido he visto de todo: recreaciones de cuentos infantiles, carrozas de asociaciones que agrupan a personas de distintas partes del mundo, grupos animalistas, vehículos comerciales de marcas que venden un estilo de vida consumista que nada tiene que ver con el espíritu de la Navidad, grupos heavys cantando villancicos, Bob Esponja, etc, etc, etc. Pero ponemos el grito en el cielo por una carroza en la que se va a visibilizar a un colectivo numeroso como el LGTB. Si vamos de puristas, la cabalgata debería conformarse únicamente por los Reyes Magos con sus pajes y pastorcillos con sus ovejas. Nada más.

Eso sí, me da la sensación de que el “problema” no está en la mente de los y las niñas sino de los padres y madres. Los pequeños mirarán a los reyes con su cara de alegría y de ilusión  y no se preguntarán si La Prohibida es real o no, si es mágica o no. Me apuesto algo a que si hay quien la lía durante el recorrido no será menor de edad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *