El carnaval de Terrasa

Seguimos hoy de carnaval pero desde un punto de vista rotundamente opuesto al de ayer. La chirigota de las Irrepetibles nos emocionó. El cartel de Terrasa nos enfada.

Puede que haya que ser de Terrasa para entender el cartel que Xavi Suárez y la Cofradía Mascarada, organizadora del carnaval, han aprobado como anunciador de las fiestas. Yo, desde el Botxo, no acierto a relacionarlo con el proceso catalán que es lo que al parecer han pretendido. Lo que veo es a una mujer a la que varias manos le tocan los pechos y otra hace la V de Victoria en el pubis. No veo otra cosa.

Dicen que nos la cogemos con papel de fumar y que vemos fantasmas donde no los hay. Oigan, es que para relacionar la imagen con el “procés” hay que echarle mucha imaginación.

Supongo que por eso, tanto en las redes sociales como entre el público que vive fuera de ellas se ha dado por supuesto que la imagen da rienda suelta al acoso y, en la triste época de “manadas” en la que vivimos, promueve el sexo grupal. Que si es consentido por todas las partes, estupendo. El problema es cuando hay quien da ese consentimiento por tácito cuando no lo hay.

Como suele pasar en estos casos, diferentes asociaciones y colectivos pidieron al Ayuntamiento la retirada del cartel. El consistorio justifica la petición por la “banalización de la violencia sexual implícita y la objetualización que se hace del cuerpo de la mujer”. Añaden que “aunque el carnaval es un periodo transgresor por naturaleza, en este caso el mensaje que da el cartel es claramente opuesto al objetivo de una sociedad igualitaria hacia la que todos tenemos que avanzar”.

Lo cierto es que quien quiso participar en la elección del cartel anunciador de los carnavales pudo hacerlo. Fue elegido en una votación popular en la que participaron cerca de 1.500 personas. Puede que el problema sea que un cartel protagonizado por una mujer con manos en todos sus genitales haya llegado a ser finalista. Tanto el autor como la Cofradía Mascarada se han saltado el análisis previo a la presentación del cartel y no han debido de ser conscientes de la responsabilidad social que tienen quienes organizan festejos populares. El “no es no” y las imágenes de mujeres manoseadas tristemente famosas en otras fiestas populares no ha sido tenido en cuenta por quienes presentaron el cartel.

La Cofradía ha cerrado, en falso, la polémica colocando un cartel de “censurado” sobre la imagen. A mi me suena más a pataleta y a un echar balones fuera sin querer reconocer que se han equivocado con su propuesta.

Las instituciones están cada vez más concienciadas con trabajar desde una perspectiva de género. Hace falta que ese esfuerzo vaya calando en el resto de las organizaciones. Solo así daremos pasos adelante. Por el momento vamos como el cangrejo y ya es hora de avanzar. Retroceder ni para coger impulso.

 

Un comentario sobre “El carnaval de Terrasa”

  1. Pues yo soy de Terrassa y no entiendo el follón.
    Sin duda, se trata de un acto de censura.
    El feminismo verá lo que hace, más allá de propagar su hipocresía, como cuando se oponen a la legalización de la prostitución de mano de la Iglesia.

    Quizás debamos empezar a hacer lo mismo desde el lado masculino; por ejemplo, que se considere “divertido” o “normal” que en series de televisión o películas una mujer abofetee a un hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *