#Losúltimos100

Save the Children ha lanzado su campaña #Losúltimos100 para recordar que en los últimos años al menos 100 niños y niñas han muerto en España por causas violentas. La organización insiste en la urgencia de la aprobación de una Ley de erradicación de violencia contra la infancia para que no haya ni una muerte más.

Hay que recordar que en diciembre del año pasado el Gobierno no incluyó la ley en su previsión de normas para 2018 a pesar de que su aprobación formaba parte del acuerdo de investidura alcanzado entre el PP y Ciudadanos.

Save the Children pretende ahora  crear un movimiento ciudadano para concienciar a los responsables políticos de la necesidad de la ley y cómo ésta tiene que contemplar todas las medidas necesarias para que estos sean los últimos 100 niños que mueren por causas violentas.

A través de la web www.losultimos100.org, la ONG está recogiendo firmas para sumar apoyos a la petición.

Las muertes representan sólo el impacto más visible de la violencia contra la infancia. Durante 2016, el último año del que se tienen datos, en España se interpusieron 37.495 denuncias por delitos violentos contra menores de edad, según el Ministerio del Interior. Solo durante ese año, 15 niños perdieron la vida por causas violentas y, desde el año 2012, el número de víctimas mortales supera los 100.

A pesar de la magnitud de las cifras, la mayoría de los casos de violencia contra la infancia no salen a la luz ni llegan a la policía. Los niños no saben cómo denunciarlo, les da miedo o a veces ni siquiera saben que están siendo agredidos.

Desde 2015 Save the Children ha trabajado junto a todos los grupos políticos para que se redacte y apruebe una Ley Orgánica para la Erradicación de la Violencia contra la Infancia y la Adolescencia, que deberá contener entre otras las siguientes medidas:

  • Formación especializada en violencia para todos los profesionales que trabajen con infancia.
  • Cualquier persona que haya tenido una condena por un delito de violencia contra la infancia debe quedar inhabilitado para el trabajo en contacto con niños.
  • Campañas de sensibilización para que la sociedad sepa detectar cualquier tipo de violencia que ocurra en su entorno.
  • Medidas concretas de protección diseñadas para las necesidades de los colectivos vulnerables: niñas, menores no extranjeros no acompañados, con discapacidad, víctimas de trata, etcétera.
  • Que la prescripción por delitos de abusos sexuales contra la infancia empiece a contar a partir de que la víctima cumpla 30 años, y no a partir de los 18 como hasta ahora.
  • La adaptación del sistema de justicia a las necesidades de los niños (formación de los profesionales, que no se obligue al menor a repetir su testimonio, salas adecuadas para los niños).
  • En los casos de violencia de género, suspender las visitas de los padres agresores desde que se tiene conocimiento del caso.
  • Protocolos obligatorios en los centros escolares para prevenir, detectar y actuar ante casos de acoso escolar.
  •  Si te preocupa la situación de los y las menores solo tienes que echar una firma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *