Correr por montaña, Salinas de Añana

salinas

Una vez al año, las y los corredores tenemos el privilegio de poder correr por un de los parajes más espectaculares que tenemos en Euskadi: las Salinas de Añana.  A lo largo de todo el año hay visitas guiadas por las piscinas de sal, pero solo cuando se celebra la Media Maratón de Montaña de Salinas de Añana podemos correr por esos manantiales que llevan miles de años dándonos eso que tanto necesitamos quienes corremos, la sal.

El domingo, 350 corremontañas, entre ellos 17 mujeres, nos encontrábamos en la línea de salida para recorrer los 21.097 metros que suponen una media maratón. En las carreras de asfalto, las mujeres hemos entrado definitivamente. En la distancia de 10 kilómetros ya estamos a la par, nos estamos incorporando con fuerza en la media maratón y en los 42, vamos progresando. La montaña es otra cosa. Va más lenta la entrada de mujeres, pero va.

Después de varias carreras por montaña y muchas más de asfalto, me parece que, aún siendo las dos muy exigentes, las de montaña tienen una mayor exigencia física y las de asfalto, mental. Al menos es lo que yo siento. Cuando corro por montes, mi cabeza va más concentrada en el terreno que piso, en si hay piedras sueltas o no, en si resbala o en cuánto desnivel estaré subiendo o bajando. De vez en cuando levantas la cabeza del suelo y ves paisajes maravillosos que solo llevan a tus pensamientos a centrarse en lo bonito que es lo que contemplas. En las carreras de asfalto, el terreno está más controlado y es mejor mirar hacia el horizonte para distraer tus reflexiones. Si algo he aprendido en las calles es que “en el suelo no hay nada”. Bueno, en la maratón de Barcelona, en la meta, vi, y no es broma, un billete de 50 euros que algún corredor había perdido. No sé si alguien se agachó a recogerlo o, como yo, todos preferimos seguir y alcanzar la meta cuanto antes.

Para quienes aún no han probado lo de correr por las Salinas , se lo recomiendo. El recorrido no es fácil, no es para quienes corran 8/10 kilómetros. Hay que tener fondo, potencia, resistencia y, sobre todo y como siempre, capacidad de sufrimiento y de gestionar unas cuestazas que te hacen pensar eso de “que hago yo aquí”.  1300 metros positivos de desnivel que se concentran en varias cumbres a las que cuesta llegar pero que, cuando lo haces, te regalan unas imágenes impagables. Se sufre y la mayoría andamos en esas subidas, pero también hay buenas bajadas, unas pedregosas y otras más accesibles, que te hacen disfrutar a tope. A mí se me da mejor lo de subir que lo de bajar. Suelo decir que el día que aprenda a bajar sin miedo voy a ser imparable. Bueno, igual no tanto, jeje.

El premio a ese sufrimiento de subir y bajar una y otra vez durante 19 kilómetros es que te permitan correr otros 2 kms por las piscinas de sal viendo las canalizaciones de agua, cruzando un rio y reviviendo la historia de esas salinas.  Increíble entrar en una meta situada en ese lugar. De ahí la sonrisa de la foto que acompaña este texto. En realidad yo siempre entro en las metas con sonrisa, por mucho que haya sufrido. He llegado y eso se merece, como mínimo una sonrisa para mi misma.

En cuanto a la organización, de 10. Desde la reunión de corredores y organizadores para presentarte el recorrido hasta la charla de nutrición centrada, como no podía ser de otra forma en la importancia de la sal en la dieta del corredor, todo perfecto. La bolsa del corredor con material deportivo, los avituallamientos y la fiesta final, con paella incluída, espléndidas.

Y como siempre, el público. La gente del pueblo y alrededores animando como si fuésemos de su familia, con cariño y entusiasmo.

Te hacen sentir muy bien en esta Media Maratón de Montaña. Si alguien se lo está pensando, que no siga, que se inscriba cuando llegue el momento. Merece la pena.

Un comentario en “Correr por montaña, Salinas de Añana”

  1. El recorrido tiene algunos cambios respecto al del a o pasado con la intenci n de mejorar. Si alguna persona se acerca a la zona antes del d a de la prueba a entrenar, sabed que entre el km 8 76 y 9 46 aproximadamente se encontrara con el sendero bastante tapado aunque deja correr. Este tramo, al igual que el resto del recorrido, ser limpiado por la organizaci n unas semanas antes del d a de la carrera para que est en perfectas condiciones. Queremos comentar que aunque el track que se facilita recorre el interior de las salinas, este tramo solo se podr disfrutar corriendo el d a de la carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*