Tocar tetas, tocar culos

chicas

Deben de ser muy rentables las fiestas con espectáculo de contenido sexual y muy poco escrupulosos algunos propietarios de locales, porque se hace difícil entender a estas alturas que se sigan programando festivales como los que están dando vueltas por las redes, los de Salamanca. Tampoco es que me extrañe demasiado, porque son el pan nuestro de cada verano.

Para quienes no hayan visto las imágenes, decir que cuentan esas fiestas en las que un grupo de mujeres con escasa ropa, o sin ropa directamente, son sobadas, magreadas, manoseadas, palpadas y todo lo que queráis decir, por hombres a los que parece que tocar ese culo o esas tetas, besar trozos de piel o lamer de refilón una boca, les colma de felicidad. En los últimos videos de estos que hemos visto, un grupo de chicas voluptuosas se pasean dentro de una piscina y se acercan a los chicos que, apretados en los bordes y luchando por tocar lo que alcancen, se presentan como seres primarios que luego se jactarán de haber sido los que más han palpado o los que han tenido su cuerpo más cerca del de ellas.

Decía lo de chicas voluptuosas porque un cuerpo nada neumático no sirve para estos escenarios. Pocos espectáculos dicen tanto de nuestra especie como estos concursos. Al parecer son eso, concursos, en los que las mujeres tienen que conseguir el mayor éxito posible entre los hombres para ganar cien euros si queda la primera, una botella de champagne y 50 chupitos la segunda y una botella de champagne la tercera. Al menos eso es lo que se anuncia al publicitar la fiesta. Tras hacerse públicos los vídeos, la policía investiga si las concursantes se prestan voluntariamente al juego para ganar los premios o si son contratadas por los propios locales para atraer a un público preferentemente masculino.

Hoy hablamos de lo que pasa en esas fiestas de Salamanca, pero no son las únicas. Hace nada conocíamos la nueva moda, el “mamading”, un concurso en el que las mujeres deben de hacer un número de felaciones entre los presentes en el local en un tiempo determinado para ganar un premio de “barra libre”  durante toda la estancia vacacional de la chica.

Podríamos seguir dando infinidad de ejemplos de concursos similares basados en la utilización de mujeres como meros cuerpos y en los instintos básicos de hombres sin reparos a la hora de utilizarlos.

Algunas veces, las televisiones han hecho encuestas de calle en las que se ha preguntado tanto a ellos como a ellas sobre la opinión acerca de estos supuestos espectáculos. En general, las respuestas masculinas han girado en torno a la idea de que si las chicas se prestan al concurso, ya saben a lo que se exponen, a que les toqueteen donde y como puedan. La opinión de ellas se centra más en que nadie tiene derecho a sobarte, que eres libre de presentarse a este u otro concurso sin tener que ser sometida a ese pasar de mano en mano.

Me da que no hemos avanzado mucho en este terreno. Tenemos, por una parte, empresarios sin miramientos que buscan dinero fácil. Por otra, mujeres  que  deberían pensárselo dos veces antes de saltar a ese ruedo en el que se fomentan las borracheras y las agresiones sexuales. Tenemos, también, grupos de hombres pensando con el pene y no con la cabeza.

El Ayuntamiento de Salamanca ha abierto una investigación por si las actuaciones son constitutivas de sanción por la Ley de Espectáculos Públicos. Además ha comenzado a trabajar en un nuevo Plan de Ocio de Calidad para evitar actos que dañen la imagen de la ciudad de Salamanca.

Quienes deberían reflexionar son quienes, con actos como estos, dañan la imagen de la mujer, que sigue apareciendo como un cosa de libre utilización y que es sometida a lo que yo vivo, cuando lo veo, como una agresión. Los hosteleros que organizan esas fiestas también deberían darle una pensadita al tema. Están fomentando ese maltrato a la mujer. Y ellos,  los hombres que pierden el norte en esos momentos y solo piensan en tocar por tocar, deberían pensar que con su actitud colaborativa están fomentando la violencia hacia las mujeres al tiempo que dan una imagen que les convierte en básicos, en primarios y en indecentes.

Perseguir estas fiestas hasta su desaparición sería un buen principio. Y que todas las partes asuman su parte de responsabilidad en tan asqueroso procedimiento.

 

El reto de Jaime

   JaimeCaballero2

Me gustan los retos y la gente que se los propone. Tanto es así que, preparando el programa de radio de la próxima temporada (ya os contaré porque habrá muchas novedades), planteé un espacio dedicado a los retos y sus protagonistas. Mi compañero me miró y dijo: tu y los retos vais pegados. Pues sí. Hacer participe a otras personas de lo que te has propuesto ayuda a automotivarse para conseguirlo y a que la gente se solidarice con las causas, personales o públicas, que se proponen.

El reto que se ha planteado Jaime Caballero, el nadador donostiarra, no lo ha hecho aún nadie. Se ha propuesto dar la vuelta a la isla de Ibiza a nado. Tiene un perímetro de 140 kms y la idea de Jaime es recorrer la distancia en tres etapas. En principio el plan es nadar la etapa más larga el primer día, unos 55.000 metros. Las dos siguientes serán un poco más cortas, pero no menos de 10/12 horas de natación al día. Nadie ha intentado por ahora semejante Travesía, ni con neopreno ni sin él. Jaime intentará hacerlo sin neopreno.

El historial de Jaime es apabullante: ha recorrido la distancia entre Bilbao y San Sebastian en 27 horas, fue el primer español en cruzar el Lago Ness sin neopreno y sin ayuda externa, también fue el primero en cruzar lo que se considera el Everest de la natación, el Canal de la Mancha ida y vuelta. Y tiene la Triple Corona. También fue el primer español en conseguirla. Se logra cuando has cruzado el Canal de Santa Catalina, el de la Mancha ida y vuelta y se ha rodeado la Isla de Manhatan.

Todo esto es importante, sin duda, pero lo más valioso para Jaime es haber cofundado y presidir la Asociación Siempre Adelante de ayuda a enfermos de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Sus travesías se convierten en una plataforma para ayudar a quienes sufren esa enfermedad.

Con la vuelta a Ibiza, Jaime se ha propuesto recaudar 25.000 euros y destinarlos a la investigación en el proyecto ”Precipita ELA: buscando un método de diagnóstico temprano”. Si se consigue el objetivo mínimo se podrá desarrollar el reclutamiento de pacientes y la recogida de muestras. Si se llega al máximo se podrá cubrir el salario de un becario en investigación durante un año.

Del total de la recaudación, otros 24.000 euros se destinarán a la compra de tres dispositivos que ayuden a los afectados a comunicarse mediante el iris y tres asistentes para la tos.

Si alguien quiere ir haciendo su aportación lo puede hacer en esta cuenta cero: ES82 0182 1574 86 0201521466

A Jaime la energía se la dan los enfermos de ELA. Es una de esas paradojas de la vida: quienes van perdiendo la fuerza se la transfieren a quienes luchan por ellos.

Ánimo Jaime!!!

Malas Madres

MALAMADRE

Las mujeres del Club Malas Madres están preparando algo gordo. Hartas de que cada vez que dicen la palabra conciliación, alguien se encargue de contestarles que dejen de quejarse han lanzado la campaña #Concilia13F, “porque reivindicar no es quejarse”.

Por empezar por el principio, el Club Malas Madres  surgió hace año y medio de la cabeza de Laura Baena. Acababa de ser madre, se le acumulaba el trabajo dentro y fuera de casa, no llegaba a todo y empezó a sentir que no cumplía con su papel de madre. Bueno, no con el papel que se le atribuye a una madre de ser una supermujer que nunca se olvida del bocadillo de su hijo, que siempre tiene la ropa lista y preparada, que cuando le piden a su hija que lleve un disfraz a la escuela lo hace de mil amores y a mano, etc, etc, etc. Ese es un papel muy poco real, salvo que estes ante una mujer como Bree Van de Kamp, la pelirroja perfecta como madre,esposa y ama de casa de “Mujeres Desesperadas”.

La realidad dice que muchas madres de hoy compran los disfraces de sus hijos en bazares chinos, dejan que sus hijos coman en el coche, rezan para que llueva y no tener que bajar al parque porque están agotadas o dejan que cenen delante de la televisión. Son “malas madres”, una comunidad emocional a la que pertenecen ya más de 21.000 mujeres y siguen más de 90.000 en Facebook.

Si un objetivo claro tienen estas mujeres es el de desdramatizar la maternidad. Se trata de reírse, de compartir los intentos fallidos por ser madres perfectas y gritar:”soy mala madre”.

La campaña que ahora lanzan, #Concilia13F, se basa en los datos que arroja un estudio realizado por el propio Club y la socióloga Maite Egoscozabal. Preguntaron a 4.445 mujeres sobre conciliación. Los datos no pueden ser más elocuentes: un 80% de las mujeres preguntadas tienen dificultades para conciliar su vida laboral y familiar. El 41% de las mujeres que declaran no tener trabajo remunerado, no trabajan para poder dedicarse al cuidado de sus hijos/as. Lo grave es que muchas toman esta decisión después de haber tenido experiencias negativas en sus empresas tras la maternidad. Hay mujeres que renuncian a su deseo de ser madres por miedo a perder todo lo construido en su vida laboral, y así es difícil que los datos de natalidad varien.

Por dar algún dato más: 54 minutos al día es el tiempo libre que tiene una mujer que trabaja como autónoma o por cuenta ajena, un tiempo en el que entran actividades como asearse o comer. Como no podía ser de otra manera, este tiempo es valorado por las madres como un claro suspenso,un 3,9 sobre 10.

Todos estos datos no van a quedarse en un cajón. Hay cientos de estudios que hablan de la dificultad que tienen las mujeres para conciliar, y se pretende que éste no sea uno más. En septiembre, las Malas Madres van a proponer reuniones y citas a los agentes implicados en este asunto, a entidades sociales, empresariales y políticas que pueden tomar decisiones para el cambio. Van a proponer a quienes llevan en sus programas electorales la palabra “conciliación” que apuesten, de verdad, por la jornada continua, el teletrabajo, la flexibilidad horaria, la ampliación de la baja maternal y paternal y un largo etcétera de reivindicaciones, no de quejas.

Si quieres unirte al Club Malas Madres lo puedes hacer pinchando aquí. Y para participar en la campaña #Concilia13F, descargate esta imagen y llévala a las redes sociales.

Sin madres no hay niños. Sin niños no hay futuro.

Agur VascoPress

vascopress

Cada mañana, después de hacer lo que más o menos hacemos todos cuando nos levantamos de la cama, me siento delante del ordenador y voy abriendo páginas. Con rutina. Empiezo por mi correo electrónico, sigo por Facebook, le doy a abrir Twitter y, mientras se van abriendo, me conecto a VascoPress para ver las previsiones del día. Lleva siendo así desde hace varios años. Después miro las de otras agencias y me voy haciendo una idea de cómo va a ser el programa de radio por la tarde. Me gusta ir a VascoPress porque es una página muy clara, fácil de seguir, intuitiva y, sobre todo, porque esta hecha en Euskadi y con la vista puesta en lo que pasa aquí. Y porque es buena.

A  partir de ahora voy a tener que cambiar mi rutina. Hoy nos despedimos de una agencia de noticias que lleva funcionando desde 1982. 33 años siendo una de las agencias de referencia de lo que pasa en Euskadi. 33 años duros, porque quienes llevan ese tiempo informando aquí saben que esto no ha sido un camino de rosas ni mucho menos. Los periodistas no somos ajenos a lo que contamos y hemos tenido que contar muchas tragedias. Afortunadamente hoy todo es más tranquilo, infinitamente más, pero se nos han quedado grabadas cientos de imágenes y situaciones que han marcado nuestra forma de contar. VascoPress ha sido una agencia que ha dedicado muchos recursos a informar en los periodos más difíciles y se ha ganado un puesto privilegiado en la lista de las buenas.

Pero, al igual que otras muchas agencias y medios, VascoPress no ha podido resistir la crisis generalizada en la industria de la comunicación. Su directora, Guillermina Rodrigo, achaca el cierre a esa crisis, a la nueva frontera tecnológica que todo lo modifica y a las circunstancias adversas en las que se desenvuelven las pequeñas y medianas empresas. Guillermina Rodrigo, ella sí que es toda una Veterana de la información. Le recuerdo en mis primeros años, cuando cubría ruedas de prensa, como una periodista de referencia. Le veías y te imaginabas a ti misma, pasados unos años, con esa imagen de seguridad, de saber escuchar, sacar el jugo y contarlo.

Cuando se anunció para hoy el cierre de VascoPress, su directora dijo algo que le honra especialmente como periodista: “prolongar artificialmente la situación tendría una incidencia directa en la calidad de los contenidos”. Eso es precisamente lo que debería importar a tantos y tantas dirigentes de medios a los que poco preocupa lo que cuentan y como lo cuentan si no es con la mirada puesta en la cuenta de resultados. Periodistas con contratos miserables, incluso sin contrato, obreros de la información a los que algunos negreros pagan la pieza a cantidades ridículas, veteranos a los que se echa porque “cobran mucho”, redacciones mermadas hasta la extenuación, medios digitales que buscan periodistas a los que solo se les exige el título de la ESO porque para fusilar, cortar y pegar textos de otros no hace falta más, ofertas de empleo que no se avergüenzan de publicitar diciendo que no se cobrará en los seis primeros meses y luego, ya si eso, verán lo que te pagan, compañeros que no denuncian sus condiciones porque “fuera hace mucho frio”, etc, etc, etc.

¿Qué tipo de información se puede ofrecer con periodistas trabajando en esas condiciones leoninas?. Solo quien siente el periodismo como una forma de vida y quien quiere hacer un periodismo digno arroja la toalla antes de ofrecer una información sin calidad. Los usuarios, los lectores, los oyentes, no merecen que les contemos mal porque perderán la guía y se convertirán en personas mal informadas y más fácilmente manipulables. En esto de la información nos va mucho a todos, no solo a los del gremio.

Como a tantos y tantas compañeras, echaré de menos a los de VascoPress. Habrá que cambiar rutinas,  pero cuando echen la persiana tienen que saber que han hecho un buen trabajo.

Sin periodistas no hay periodismo. Sin periodismo no hay democracia.

El amo sobre ruedas

conductor_agresivo

El señor Walker no mataría una mosca, ni pisaría una hormiga. Su filosofía de vida es “vive y deja vivir”. Tiene un vehículo y se tiene a si mismo por un buen conductor, pero una vez que se encuentra tras el volante sufre un extraño fenómeno: la invade una abrumadora sensación de poder, su personalidad se transforma y bruscamente se convierte en un monstruo incontrolable, un conductor diabólico. El señor Walker es ahora el amo sobre ruedas, un conductor. Insulta, agrede, se salta las normas, cree que la calle es suya, que ha pagado las carreteras y las puede usar a su antojo. Cuando un semáforo esta en rojo siente que le están quitando tiempo de vida; si ve a alguien más rápido, piensa que le quiere echar una carrera.

Esto es lo que refleja un corto de animación protagonizado por el mítico Goofy y que trata de hacernos ver lo que supone para muchos conductores ponerse al volante. Seguro que a estas alturas ya tenéis en la cabeza a alguien que encaja perfectamente en ese perfil.

En esta época del año, con millones de desplazamientos por carretera previstos, conviene pararse y reflexionar sobre el tipo de conductor que somos. Hoy he conocido una aplicación (¡las hay para absolutamente todo!) que permite conocer nuestra forma de conducir. Descubre nuestros puntos fuertes y débiles en la carretera y nos da consejos para mejorar. Una vez que queda instalada en nuestro móvil detecta cuándo estamos conduciendo y mide parámetros como la velocidad, el tiempo de distracción y la brusquedad al conducir. En función de ello nos puntua de 0 a 100. Se llama “Driver”.

Esta bien pensar de vez en cuando en cómo nos comportamos en la carretera, y en cosas que algunos hacen pensando que es un “favor” hacia los demás conductores. La directora general de tráfico ha denunciado los actos vandálicos que vienen produciéndose en los últimos meses y que buscan inutilizar los radares de la vía. Si alguna vez has tenido la desgracia de vivir de cerca lo que significa un accidente de tráfico es cuando entiendes palabras como las de María Seguí: “Invito a quienes provocan el destrozo de los radares a que vengan conmigo al próximo funeral de una víctima mortal por accidente de tráfico para que sientan el dolor que esa pérdida significa”.

El destrozo de esos mecanismos de control de la velocidad y los avisos a través de las redes sociales de dónde están colocados los controles de alcoholemia para que quienes se han pasado de copas los eviten, no son en ningún caso ayuda para otros conductores. Ponen en peligro vidas, y en algunos casos esas vidas terminan de forma traumática.

Estamos en verano, utilizamos más el coche, pensamos que en un recorrido corto no puede pasarnos nada. Y pasa. A veces, pasa.  Sentirse un “amo sobre ruedas” puede costarnos muy caro. A nosotros y a los que vienen de frente. Mejor nos transformamos en otros ámbitos. En la carretera puede salirnos caro.