Burbuja runner

El primer mensaje de whastapp que he recibido esta mañana era de un amigo que me enviaba un reportaje alertándome del peligro de la runnorexia. Me pongo a desayunar leyendo un periódico y me encuentro con otra información en la que se afirma que correr tres horas a la semana es un deporte de riesgo. Dicen unos cardiólogos americanos que el ejercicio intenso (correr más de 2,4 horas semanales) es tan dañino como la vida sedentaria. Con todo esto leído, me calzo mis zapas y salgo a correr bajo el granizo los 17 kms previstos en el entreno de hoy. Mientras corro, algún conocido me saluda preguntándome si no tengo nada mejor que hacer que correr con este tiempo.

Todo esto me ha dado los mimbres para escribir hoy de cosas del correr. Vale, correr está de moda. Cualquiera se compra unas zapatillas y sale a hacer kilómetros. Algunos hablan ya de la “burbuja runner”. Dicen que estamos por todas partes y que nos va mucho el postureo. Que inundamos las redes sociales de fotos de carreras, de entrenamientos, de mallas, etc, etc, etc. Me pregunto si hay algo malo en todo esto, en que cada vez haya más gente que cambia el sofá por el asfalto. Por cierto, acaso quienes practican otros deportes no nos enseñan las fotos de sus equipos?. ¿Nunca habéis visto fotos de partidos de baloncesto o de fútbol o de rugby?.

Quienes hablan de la “runnorexia” dicen que correr libera tantas endorfinas que nos engancha y  ya no podemos parar. Pues yo he visto a mucha gente que ha empezado en esto y en un mes lo ha dejado porque le parecía muy esclavo y muy poco gratificante.

Pero sí, correr engancha. Nos gusta salir y lo haríamos todos los días, pero tambien tenemos cabeza. Sabemos que el sobreentrenamiento puede llevarnos a la lesión y que el cuerpo necesita un tiempo de descanso para asimilar y compensar los entrenos. Dicen también los runnorexiólogos que sufrimos cuando nos lesionamos. Quien practique un deporte de manera asidua lo sabe, pero no por ello se puede decir que somos adictos. Ah!Cuidado con el golf y con el padel, que estos especialistas lo meten en el mismo saco que correr.

De acuerdo en que entrenar para un maratón o un ultra no es excesivamente sano por el coste físico que tiene para el cuerpo. Lo hacemos porque nos gusta retarnos a nosotros mismos. Eso no quiere decir que lo hagamos a lo loco. Quienes estamos en esto sabemos de la importancia de realizar controles médicos, pruebas de esfuerzo, análisis, etc.

A mi me gusta hacer estas pruebas en el inicio de la temporada y antes de enfrentarme a una prueba dura. Ayer tocó reconocimiento y prueba de esfuerzo. Sé en que estado físico me enfrento a la maratón de Sevilla. Todo en su sitio. Y sé que corriendo con una frecuencia cardiaca media de 152 pulsaciones, haré la carrera. Se que mi corazón aguantará ese ritmo y que podré forzarlo un poco a partír del km 30. Corro si, muchos kilómetros, pero con piernas, corazón y cabeza. En Sevilla seré bicéfala porque Alfonso Vega correrá conmigo. Voy a tener dos piernas y dos cabezas. Llevo ventaja. ;-)

Por cierto, correr es un deporte. Lo digo para quien más de una vez me ha preguntado: ¿Cuándo vas a empezar a hacer un deporte de verdad?.

pruebadeesfuerzo

Euskadi , un enorme ascensor.

No se vosotros pero yo he hablado del tiempo hoy con más gente que nunca. No ha habido tienda, esquina o vagón de metro en el que me haya encontrado con alguien y no hayamos comentado el frío que hace, lo mucho que llueve o lo bonita (¿?) que es la nieve. Vamos, que Euskadi es hoy un ascensor gigante que ha vuelto a la vieja tradición de hablar del tiempo en ese breve trayecto que nos lleva de un piso a otro. Lo del hilo musical es, por cierto, demasiado impersonal.

Cuánto estamos aprendiendo de meteorología a golpe de temporal!. Antes las borrascas eran borrascas y los anticiclones, anticiclones. Punto. Ahora sabemos que existen las ciclogénesis explosivas, el hielo negro, el efecto foehm o las heladas por radiación. Tenemos una sobreinformación meteorológica que provoca, en muchas ocasiones,  alarmas más allá de lo necesario. 

No sólo las distintas agencias de meteorología nos avisan de lo que viene. Están los departamentos de interior y seguridad, los ayuntamientos, protección civil y las redes sociales. Ay las redes!!. Cientos y cientos de usuarios haciendo de meteorólogos, lanzando predicciones y colgando fotos. Lo de las fotos es para darle de comer aparte. Hoy han circulado imágenes de nevadas en Arabia Saudí caídas hace cuatro años que se intentaban colar como si fuesen cualquier lugar de Euskal Herria. Fotos tuneadas, trucadas y filtradas cuya intención es que quien las lanza parezca el merecedor del mejor premio de fotografía. Hay que saber muy bien a quien se sigue en las redes para dar a esas imágenes el valor y la credibilidad que merecen. No es oro todo lo que reluce.

Una de las cosas que hemos aprendido con este temporal es que existe la profesión de nivólogo/a. Son quienes estudian el comportamiento de la nieve, tanto cuando cae como cuando está en superficie. Su trabajo es especialmente importante para los montañeros que necesitan saber de que tipo es la nieve que se van a encontrar en sus salidas o si hay riesgo de aludes en la zona a la que van. Rocio Hurtado es nivóloga del Centro Pirenáico de A Lurte en Canfranc y cuenta que aún son pocos los nivólogos. Visto el interés que suscitan estas cosas seguro que no tardan en aumentar. 

Dice el mítico Jose Antonio Maldonado, director de eltiempo.es, que esto de los meteorológos es como lo de los entrenadores de fútbol: todos llevamos uno dentro. Así aprovecha para denunciar el intrusismo que azota a esta profesión. Diría yo que como a casi todas. Qué diremos los periodistas del intrusismo!

De todas las fotos que he visto me quedo con esta. La he elegido porque hoy se ha preestrenado en Bilbao la nueva película de los hermanos Wachowski, “El destino de Júpiter”. Ha sido un preestreno local con el que la Warner Bross ha querido premiar a la ciudad por colaborar en el rodaje de la peli. Aparece ahí un Bilbao futurista. Hoy tenemos un Bilbao nevado. 

nieve1

Observatorio contra la Corrupción

La corrupción supone una gravísima ruptura de las reglas del juego democrático. Significa el apoderamiento de los recursos públicos para el enriquecimiento de una minoría y, en ocasiones, para que unas fuerzas políticas obtengan una ventaja ilegítima en perjuicio de otras. Además, provoca el descrédito de las instituciones y la desconfianza de la ciudadanía hacia la vida pública”.

Nadie mejor que los jueces y juezas para concretar lo que supone la corrupción. Hartos de ver como se generan espacios privilegiados entre el poder político y el económico, cansados de comprobar que las puertas giratorias coexisten y que las prácticas políticas delictivas se encuentran plenamente instaladas en el sistema, hastiados de todo esto, han decidido crear el Observatorio de la Corrupción.

Pretenden, entre otras cosas, que jueces y fiscales recopilen las causas en fase de instrucción y que no lleguen a sus juzgados cuando los delitos han prescrito. Algo importante: quieren identificar los ataques contra la independecia de los tribunales y activar mecanismos de respuesta. Denuncian que a más poder, más posibilidades tienen los corruptos de dinamitar las investigaciones. Y las dinamitan.

Todo esto me lo ha contado Maria Victoria Rossell Aguilar, portavoz de Jueces para la Democracia. Dice que la corrupción es sistémica, que está instalada en todos los ámbitos de la sociedad porque hay una tremenda permisividad social hacia las pequeñas corruptelas. La intención es que el Observatorio contra la Corrupción no sustituya la falta de voluntad política para afrontar este fenómeno sino que la combata.

Nos da cierta esperanza saber que en la judicatura hay personas que, sin medios y sometidos a todo tipo de presiones, van a seguir defendiendo el interés general.  El nuestro.

Ánimo!

manzana

Adiós al inventor de la píldora. Homenaje.

Que levante la mano aquella mujer que en algún momento de su vida no ha sentido sudores fríos al ver que el momento del mes llegaba y no había atisbos de regla por ningún sitio. Madre mía que agobio, que sensación de que la vida se acababa ahí, de que habíais metido la pata pero bien. La pata.

Recuerdo todo esto hoy porque ha fallecido Carl Djerassi, el químico austriaco inventor de la píldora anticonceptiva. Su hallazgo generó una enorme polémica pero también grandes cambios sociales y una nueva forma, especialmente para las mujeres, de disfrutar de la sexualidad. Claro, aceptar que las mujeres podían tener deseo sexual por el mero hecho de disfrutar en 1960 no era cosa fácil. Entonces disfrutaban ellos y parían ellas. Bueno, hoy hay quien sigue pensando así pero eso lo dejamos para otro post.

Djerassi ya vaticinó hace 60 años que el sexo como forma de procreación iba a perder fuerza. Y predijo entonces que las mujeres congelarían sus óvulos para tener el control sobre su maternidad y su progreso profesional. Lo que no se imaginaba, supongo, es que hoy existen empresas que ofrecen esa posibilidad entre las condiciones laborales. Es una oferta un tanto tramposa, por cierto, porque limitan tu voluntad de ser madre y la colocan por detrás de tu profesión quieras o no. O esperas o te vas a tu casa.

Hoy hemos recordado a Djerassi en La Tarde en Euskadi de Onda Vasca. El ginecólogo Iñigo Davalillo nos ha contado que las mujeres acuden a la consulta y piden la píldora con absoluta normalidad, no como hace 30 años cuando la pedíamos de tapadillo porque la educación del colegio de monjas nos hacia pensar que estábamos pecando. Eso sí, nos ha dejado claro que de momento de píldora masculina nada de nada y opina, como la enfermera de su consulta, que “si los chicos tuvieran que tomar la píldora petaríamos el planeta”. Pues eso. Parece que lo de la foto tendrá que esperar.

Pildora-Anticonceptiva-Hombres

Los 30, contra viento y marea

Los domingos toca hablar de correr.  Cuando llega el fin de semana, salvo para quienes trabajan también esos días,  el “por fin ya es viernes” se convierte bien en el grito de guerra o bien en el sueño de dos días de sofá y tele.  Os recomiendo que penséis también en la posibilidad de sofá y radio, que relaja mucho.  Para quienes estamos preparado una maratón   ( 22 de febrero. Sevilla ), el viernes es la antesala de series y de muchos kilómetros de tirada larga.  Para quienes no han oído hablar de estas cosas,  las series son un entrenamiento de carrera basado en la velocidad y la tirada larga es, en resumen, meterse una kilometrada de espanto.

Después de las series de ayer, hoy ha tocado una de esas kilometradas. 30 para ser exactos.  La tirada más larga de toda la preparación de la maratón. Es lo que se conoce como el Maratest, es decir, un entrenamiento que nos da una idea de lo que puede pasar el día grande, el de la maratón.  Sirve para saber cómo vamos de resistencia, como toleramos la fatiga y como estamos de fuertes mentalmente entre otras cosas.

Cuando decides que vas a correr esa distancia (42 kms y 195 metros) tienes que saber muy bien a lo que te enfrentas y a lo que vas a renunciar a lo largo de los 3 o 4 meses que dura la preparación.  Te enfrentas a entrenamientos muy duros,  a muchos kms, a madrugones casi todos los días. Y renuncias a las cenas con tus amigos, al vinito del viernes, a planes de fin de semana, a dormir hasta que te de la gana… Tienes que saber también que tus articulaciones van a sufrir mucho, que vas a tener dolores en partes de tu cuerpo que ni pensabas que estaban ahí o que tanto el día de la carrera como durante los entrenamientos van a sufrir especialmente tu riñón ( por la deshidratación ) y tu hígado      ( por el vaciado de los depósitos de glucosa). Y tienes que querer que tu cuerpo cambie; la maratón te estruja hasta secarte, hasta que te deja sin grasa. Estas muy fina, sí, muy definida, pero te faltan otras cosas. Nada que no pueda volver esto , eh?

Leído esto llega la pregunta del millón: ¿Dónde está la gracia de pegarse esta paliza y de llevar tu cuerpo al límite?.  Pues en la grandeza de cruzar esa línea de meta que te dice “lo has conseguido; te has ganado”.  Yo me imagino a la maratón como si fuese una señora grande, fuerte,  poderosa  y , sobre todo,  justa.  No te regala absolutamente nada, pero cuando llegas a la meta te recompensa por todos los meses que le has dedicado.  Cada uno de esos 42.195 metros te lo ganas a pulso, paso a paso, zancada a zancada. Hay que preparar a tu mente para retar a esta señora.

Hoy, en un día infernal de viento, frio, granizo y lluvia, mi grupo de corredores (@RunnersColgados ) y yo nos hemos enfrentado a esos 30 kms. No todos estamos preparando la maratón de Sevilla así que siempre agradeceré su acompañamiento a Arkaitz y a Luis en varios tramos del recorrido. Y a Jessica, quien a pesar de su lesión sigue haciendo partes del camino. Qué decir de Alfonso Vega, mi entrenador. Todo lo que sé de esto lo he aprendido con él.  La mejor liebre del mundo.

El trabajo más duro ya está hecho. Ahora queda bajar kilómetros de entrenamiento y descansar. El gran día está cerca.

Así ha sido la mañanita de domingo.

30km130km230km430km5