Celebraremos el 8 de marzo mientras …

Hemos dado tantos datos y hemos dicho tantas cosas en los últimos días acerca del Día de la Mujer, que llegado el 8 de marzo parece que no queda nada que contar.

Sin embargo, hoy vuelve a ser el momento de explicar a quienes no ven justificación en la celebración de esta jornada, que no vamos a parar de conmemorarla mientras:

.. Haya una mujer que cobre menos que un hombre por el mismo trabajo

.. Haya mujeres a las que se les despide cuando toman la decisión de ser madres

.. La doble jornada recaiga mayoritariamente en ellas

.. Haya gobiernos formados únicamente por hombres, mientras siga habiendo un techo de cristal que no conseguimos romper.

.. Tengamos 75 personajes masculinos en las películas frente a 25 femeninos l

.. Los medios de comunicación no presten la atención que el deporte practicado por mujeres merece.

..  El 80% de los casos de trabajos forzosos correspondan a mujeres a las que también se somete a explotación sexual.

.. Un 38% de las mujeres que mueren en el mundo lo hagan como consecuencia de la violencia de género.

.. Solo el 21% de los puestos directivos en las empresas sean ocupados por mujeres.

.. Las mujeres representen dos tercios de los 792 millones de adultos analfabetos en el mundo.

.. La pobreza se vista de mujer.

.. Etcétera, etcétera, etcétera.

Podríamos seguir dando datos y más datos hasta agotarnos. Estos son solo una pequeña muestra y una corta respuesta a quienes consideran que esto de la igualdad es una milonga. ¡Vaya si es una milonga!. No existe, claro que no.

Por eso hoy celebramos el Día de la Mujer. Yo lo voy a celebrar corriendo en la Media Maratón de Santander. Aún somos únicamente un 10% las mujeres que participamos en carreras. En EEUU y Canadá han llegado ya al 52%. Vamos a por esa cifra, mujeres!!

mitre

 

Sin ti no soy nada

Me viene al pelo el título de esta canción para hablar de la nueva campaña puesta en marcha por Onda Vasca para agradecer a los y las oyentes que estén ahí, al otro lado, escuchándonos desde sus casas, sus oficinas, sus coches, desde la playa, desde lo alto de una montaña o desde donde quiera que estén.

Iba a decir que cada día levantamos la persiana con la esperanza de que sigan ahí, pero no, no podemos levantar la persiana porque la radio no cierra nunca. 24 horas al día, 7 días por semana, 365 días al año.

Los y las oyentes son el motor de la radio. Podemos ser buenos, muy buenos o buenísimos, podemos ofrecer los mejores contenidos o la mejor calidad de sonido pero, si nos faltan, no respiramos.

Llevo en esto de la radio exactamente 26 años y siempre he trabajado igual. Con las mismas ganas y con idéntica pasión. Me han podido escuchar muchos, pocos o regulares, pero nunca he pensado en eso. Me da igual cuántos sean porque a mi me importa usted, el oyente, la oyente. No importa si es uno o son 100.000. El trabajo tiene que ser el mismo. Ese uno se merece tanto que yo le ofrezca lo mejor que puedo dar, como si fuese una legión.

Absorbe mucho esto de trabajar en la radio. En cada conversación vemos un tema, todo nos interesa, todo es susceptible de ser contado. No es de extrañar que alguien que trabaja en la radio, en una conversación cualquiera, te pregunte: y tu, ¿no nos contarías eso en la radio?. Nos gustan las historias de personajes grandes y conocidos, pero, más aún, esas pequeñas historias que cada uno de nosotros llevamos dentro. No hay nadie que no tenga una historia que contar.

Y todo esto lo hacemos pensando en quienes nos escuchan. Hasta hace relativamente poco, no era fácil establecer contacto directo con los oyentes más allá de la línea telefónica. Hoy, y gracias especialmente a las redes sociales, hemos logrado que en todo momento sea el protagonista y tenga la posibilidad de comunicarse con los distintos programas al momento. Definitivamente,  vosotras/os sois el centro.

Ha venido al programa Julián Hernández, el líder de Siniestro Total. Nos ha presentado su primera novela, “Sustancia negra”, y me ha contado que para él la radio es el medio por excelencia. Me ha recordado que la MTV, cuando empezó a emitir vídeos musicales, fue la que impulsó el famoso “el vídeo mató a la estrella de la radio”. Hoy, muchos años después, la radio sigue siendo el medio más apreciado y respetado y la MTV está de capa caída. Nada que añadir.

Para esta nueva campaña pedimos a los oyentes que quisieran sacarse una foto con nosotros que nos escribiesen. Muy sorprendidos, por cierto, de la respuesta. Cientos de correos de personas que querían pasar un rato con nosotros. Y como nos van los retos, nos subimos ahí, a lo alto de la Torre Iberdrola, a 165 metros de altura, para sacarnos la foto. A mi no me van mucho las alturas, pero todo sea por hacer algo original.

Aquí está el selfi de algunos periodistas-presentadores de los programas de Onda Vasca, compartiendo un rato con quienes les dan aire cada día, en mi caso cada tarde,  para seguir viviendo la radio.

¡Viva la radio!

sefie iberdrolaselfie hall

 

Refugiado

Una película sobre malos tratos en la que no se ve un solo tortazo, en la que no se escucha un solo insulto. REFUGIADO cuenta la historia de una mujer maltratada y su huída acompañada de su hijo. Lo hace con tal delicadeza y sensibilidad que no es necesario mostrar violencia explícita. Está en el ambiente.

Hoy mismo llega a todas las salas este largometraje dirigido por Diego Lerman. Ayer, en un acto organizado por Isidro Elexgarai con motivo del día de la mujer, pudimos casi sentir lo que siente una mujer que se enfrenta a una situación de maltrato. Digo casi, porque nada se comprende del todo si no lo vives. Es por eso que , en ocasiones, no entendemos que no se haga algo que parece tan sencillo como dejar a tu agresor o poner una denuncia. El miedo, esa sensación que nos protege de tantas cosas, nos impide muchas veces enfrentarnos a lo que puede costarnos la vida.

Diego Lerman llegó un día a la oficina en la que trabajaba y se encontró en la puerta con los medios de comunicación, la policía, ambulancias, etc. Le contaron que un hombre disfrazado de anciano había disparado a su ex mujer, delante de sus hijos, cuando los llevaba al colegio. A partir de ese shock empezó a investigar, recorrió varios refugios de mujeres e intentó reflejar lo que vio en esta road movie urbana.

REFUGIADO nos enseña la angustia, la desesperanza, el miedo, la inseguridad de las mujeres maltratadas. Pero también se centra especialmente en las otras víctimas, los niños y las niñas que cada día ven caer agresiones e insultos sobre sus madres. Son ellos y ellas quienes, desde su inocencia, lanzan preguntas de tanto calado a sus padres como: “si la quieres, ¿porqué la lastimas?”. Hijos e hijas a los que permanentemente hay que explicarles que “nada de esto es tu culpa”.

Hay una secuencia en la película que muestra como las mujeres maltratadas llegan a estar tan anuladas psicológicamente que son incapaces de discernir entre las bromas y las amenazas. A la pareja de Laura, la protagonista, le gustan los cuchillos. Juega con ellos y les pone nombre. Pero todo es una broma a los ojos de su mujer. Escucha cosas como “si no te portas bien va a venir Don Manuel ( su cuchillo más afilado) y va a jugar contigo”. Ella dice que no es en serio, que es por hacer una chanza. Una chanza que mata, por cierto.

Los malos tratos, ese problema de primera magnitud que no ocupa ni un minuto en los discursos políticos pero que el domingo preocupará a todos los mandatarios, están presentados en REFUGIADOS de una manera tan real y tan sensible que llegamos a entender el pánico de quienes los sufren. Y nos ayuda a seguir trabajando y denunciando la situación dramática que viven muchas mujeres y sus hijos e hijas, las víctimas invisibles.

Creo que REFUGIADO no durará mucho en las carteleras. No nos gusta ver una realidad que sabemos que está ahí, pero frente a la que  en demasiadas ocasiones, miramos hacia otro lado.

refugiado

No sin mujeres

En el último informe dado a conocer por el CIS acerca de las cosas que nos preocupan, se constata que los problemas relacionados con las mujeres no interesan a nadie. Y la violencia de género, solo preocupa al 0,3 % de la población, q lo tiene como tercera preocupación.

Son muchos los datos que, con el 8 de marzo como horizonte, estamos destapando estos días. Son cifras que constatan que, en este mundo diverso, las mujeres no están suficientemente representadas.

A mi me cansa tener que estar siempre justificando porqué creo que no tenemos la presencia que merecemos en los distintos sectores, en la política, en los deportes, en la empresa, en los medios de comunicación, etc, pero no me cansa tanto como para no volver a explicarlo.

Hoy me quiero centrar en el mundo de la cultura. Las mujeres de “Clásicas y Modernas” han dirigido una carta a los hombres  en la que se les pide que durante todo este mes de marzo, el mes por excelencia de la lucha por la igualdad, se nieguen a participar en cualquier acto – tertulias, congresos, conciertos, jurados…- cuya composición sea exclusivamente masculina.

Hay que poner datos, frios números, para que nos hagamos una idea de cómo anda el patio en el panorama cultural:

.. En la recién finalizada feria de ARCO, solo el 4% de las expositoras eran mujeres.

.. Unicamente el 7% de la películas que se estrenan están dirigidas por mujeres.

.. El 70% de los personajes cinematográficos son hombres.

.. Hay 75 escritores por cada 25 escritoras.

.. El presupuesto que ellos manejan para rodar una película es de aproximadamente 2  millones de euros. Las mujeres hacen sus largometrajes con 800.000.

.. Siete de cada diez premios artísticos se conceden a un hombre.

.. El 60% de los miembros del jurado de premios artísticos son hombres.

.. 8 de cada 10 directores de museo son hombres y, sin embargo, las mujeres representan más de la mitad del personal de las pinacotecas.

Podemos seguir dando cifras hasta agotarnos. Solo con los citados ya nos hacemos una idea de lo que hay. Ahora bien,  buena parte de la sociedad percibe que las mujeres tienen una presencia mayor de la real en todos los ámbitos. Es interesante conocer un experimento realizado por una asociación de mujeres. Mostraron a un conjunto de personas una fotografía en la que había mitad hombres y mitad mujeres, otra en la que había mayoría de hombres y una última con mayoría de mujeres. En todos los casos, quienes vieron las imágenes percibían presencia mayoritaria de mujeres.  Al analizar los resultados concluyeron que cuando aparecen mujeres, por pocas que sean, en cualquier ámbito, ya las vemos como mayoría. El problema es que hombres y mujeres compartimos el ideal de la igualdad, pero son ellos los mayoritariamente representados.

“Clásicas y Modernas” asegura que cada año, el 8 de marzo, las instituciones culturales organizan actos a favor de la igualdad de género. Pero cada año, durante los 364 días restantes, esas instituciones culturales quedan impávidas ante la ausencia de mujeres en los eventos artísticos, los congresos, las carteleras de cine, etc.  Esto es lo que llaman el “efecto Penélope”: las políticas de igualdad que hacemos de día, las deshace la cultura por la noche.

“No sin mujeres” es una iniciativa basada en una carta abierta que todos y todas podemos firmar y apoyar, seamos hombres o mujeres. Para rubricarla solo hay que enviar un correo electrónico a directora@evefem.com.

Se trata de que tomemos conciencia de la desigualdad, que no es normal, ni natural.

unnamed

 

 

El tonto de Talavera

Decía la madre de Forrest Gump que tonto es el que hace tonterías.  Pues aquí tenemos a uno, al de Talavera.

Me imagino que la mayoría habéis visto el video que en los últimos días circulaba por las redes en el que un hombre cruzaba un paso de peatones, se colocaba detrás de una chica y le daba una patada en los tobillos. Claro, ella cae, levanta la cabeza y le dice “ pero ¿qué haces, gilipollas?”.  Es lo mínimo y lo más suave que podía decirle.

Después de su hazaña, el citado tonto , al que otro tonto había grabado con su móvil perpetrando su tontería, colgó el video en las redes sociales. Y corrió como la pólvora. Se convirtió en un fenómeno de esos virales que acaban, también, en las portadas de los periódicos digitales.

Imagino que cuando al de Talavera se le pasaron los efluvios de la alegría y la emoción de un finde en Barcelona de jijijaja con sus amigos y  vio el revuelo y las vueltas que daba su video a cara descubierta, de móvil en móvil, le entró el pánico. Decidió que lo mejor era borrar de la red todas sus huellas pero, ayyy, la red te atrapa y una vez que has estado en ella es muy difícil que te olvide. Gestionar el derecho al olvido que todos tenemos, no es cuestión de un día y para él, para Mario Garcia Montealegre, ya era demasiado tarde.

Esto nos lleva a algunas reflexiones interesantes:

Si no hubiera sido una mujer quien esperaba a que cambiase la luz del semáforo para cruzar la carretera ¿le hubiera golpeado de la misma manera?. Estoy convencida de lo contrario. Si hubiese sido un hombre no lo hubiera hecho. El gallito que no se corta, el valiente que le mete la patada a la chica para que caiga y se rían todos, el atrevido que sabe que su estupidez no va a tener consecuencias…

Pero cometió uno de los errores modernos: colgar en la red su osadía. Pensó en cómo hacer caer a la mujer, pero no pensó en las consecuencias de mostrarlo a la luz pública. Si hay una máxima que debemos contemplar cuando decidimos subir algo a la red es esta: “no cuelgues nada que no colgarías en el quiosco de la plaza de tu pueblo a menos que quieras que todo el mundo se entere”. Nos estamos acostumbrando a “vivir para contarlo”. Todo lo que hacemos ha de ser susceptible de ser grabado primero y compartido después en las mil y una redes en las que tenemos perfil. Nos estamos cargando nuestra propia intimidad para regocijo de quienes nos siguen la pista con el único fin de convertirnos en sus clientes. Estamos en un enorme gran hermano que nosotros mismos nos encargamos de alimentar.

Afortunadamente, la policía catalana había pedido la colaboración ciudadana para dar con el individuo en cuestión y los usuarios de las redes han respondido. Así, se ha podido detener al gracioso de turno, al listo de la cuadrilla al que se le ha dado la vuelta su propio juego. El afán por mostrar al mundo de lo que es capaz, le ha llevado a la comisaria. Ha quedado en libertad con cargos por una falta de vejaciones y, dependiendo de por donde avance la investigación, podría serle imputado un delito de agresión.

Si no sale impune de esta, habrá aprendido la lección. Espero que todos aprendamos algo. Ninguna agresión puede salirnos gratis. Y si compartimos la vida, sabemos a lo que nos atenemos.