Muerte digna

muerte

“Soy Luis de Marcos y reivindico el derecho a poder morir dignamente. Hoy soy yo, pero mañana podrías ser tú”. Así se presenta este madrileño de 50 años que lleva una década luchando contra la esclerosis múltiple primaria progresiva. Su situación se ha agravado en los últimos meses y ha iniciado una campaña en Facebook para tener una muerte digna.

Cuenta en la página que ha abierto en la red social para dar a conocer su situación y reivindicar su deseo de tener una muerte digna que “los dolores insoportables” le hacen desear “abandonar este mundo ya, antes del tiempo que marca la Naturaleza y, por desgracia, la legislación española”. Asegura que no le permiten acceder a la sedación extrema, que es la única que le puede sacar de la tortura que esta viviendo.

Luis tan solo puede mover el cuello y la cabeza y tiene dificultades para hablar y respirar. Ve inhumano que se obligue a personas como él, conscientes de sí mismos, a alargar la agonía.

No es fácil el tema. Se mezclan ahí los debates éticos, morales y físicos. ¿Cuando llega el momento de acceder o incluso prescribir a un/a paciente que su momento ha llegado?

Os dejo la carta de presentación de Luis y su petición para quienes se decidan a apoyarla. Quienes hemos tenido al lado, muy cerca, a una persona cuyo fin ha sido propuesto por los médicos y apoyado por los/as cuidadoras sabemos que morir dignamente debería ser un derecho. Ver la agonía en los ojos de otra persona en su día a día te hace darle la vuelta a todos tus argumentos.

“Para los que no me conocéis soy Luis de Marcos y voy a morir.
Los dolores insoportables de la enfermedad que me ha tocado, me hacen desear abandonar este mundo ya, antes del tiempo que la Naturaleza y, por desgracia, la legislación española me han asignado.

Las leyes actuales me obligan a pasar por un calvario que ni quiero ni puedo aguantar, ya que no permiten acceder a la sedación extrema que es la única que me puede sacar de la tortura que estoy viviendo.

El actual protocolo no tiene en cuenta mi criterio, a pesar de estar en pleno uso de razón. Se opta, en cambio, por parámetros ajenos a mí que deciden someterme a un ensañamiento terapéutico cruel. Todos los que pasamos por esta situación sabemos que dependemos del grado de sensibilización del médico que nos toque.

Ni Ramón Sampedro, ni José Luis Sagüés, ni José Antonio Arrabal han conseguido mover un ápice las crueles leyes vigentes en España. Los salvajes demostraban más piedad con sus deshauciados.

Los políticos , con sus peleas infantiles, con sus hipócritas intereses, su desidia contagiosa y sus privilegios insoportables, han conseguido que en los últimos 40 años miles de enfermos desahuciados hayan tenido que pasar por la tesitura de sufrir hasta la extenuación y cometer o hacer cometer delitos, arriesgándose a sufrir envenenamientos y cárceles para sus colaboradores. Agonía sobre agonía, en definitiva.

La eutanasia es la salida compasiva a un drama indeseado, la sedación extrema decidida por el enfermo es lo mínimo exigible a una sociedad civilizada.
¿Cuántos más, como yo, tendrán que morir de esta manera hasta que las leyes protejan a enfermos desahuciados?

*No os olvidéis de compartir, es de vital importancia para todos los que estamos en esta situación”.

Pinchando aquí podéis apoyarle.

www.begoberistain.com

 

¿Y si te piden que te tires por el balcón?

oculus

En el reciente clausurado Festival de Cine Fantástico de Bilbao, el Fant, el premio del público al mejor cortometraje se lo ha llevado el firmado por Julian Merino, The App ( La aplicación).

Al presentar el multipremiado corto, Merino nos avisó de algo inquietante: “Lo que vais a ver, va a pasar. Y voy más allá, está pasando ya”. Tiene razón. Inquieta pero es así.

Para quienes no han visto el corto (les recomiendo vivamente que lo hagan), The App cuenta la historia de un hombre enganchado absolutamente a una aplicación de esas que todos tenemos en el móvil y que dirige todos y cada uno de sus pasos. Le da la felicidad a cambio de hacer todo lo que el sofware le pide. Sus relaciones personales, su trabajo, su alimentación, su ocio, todo, está guiado por esa app. Todo va bien hasta que en un momento dado la aplicación le propone que se tire por el balcón, que se suicide. ¿Qué hace el protagonista? ¿Qué harías tu? Ese es el dilema que plantea el cortometraje.

“La idea inicial no era hacer un corto sino una app. La aplicación consistía en recopilar el mayor número de datos del mayor número de gente posible, contando con el consentimiento de los usuarios. Wasaps, e-mails, llamadas telefónicas, extractos bancarios, redes sociales, toda aquella información que pudiera crear un perfil lo más exacto de las personas adscritas a la app. Con esos datos la aplicación se encargaría de saber lo que desea el cliente antes de que este se lo planteara y lo haría posible. Le proporcionaría entretenimiento (música, cine, videojuegos…),  relaciones (amistad, amor, trabajo…), salud (hábitos de vida saludable, seguros, tratamientos…), experiencias (viajes, restaurantes…) y un largo etcétera. Lo único que tendría que hacer el usuario sería seguir los pasos que dictase THE APP. Se sacrificaría el libre albedrío a cambio de la felicidad”, cuenta el director. 

Yo fui una de esas personas del público que voto por este como mejor corto de cuantos se vieron en el festival. Lo cierto es que me dio miedo pensar que, tal y como nos dijo Merino al presentarlo, esto está pasando. Si algo o alguien nos dice en las redes que nos suicidemos, ¿podemos llegar a hacerlo?

Pensaba en esto al mismo tiempo que leía lo que se ha ido publicando de el juego de la “ballena azul” y su supuesto creador.

Philipp Budeikin tiene 21 años y permanece detenido en San Petersburgo acusado de ser el creador ese macabro juego online , que propone 50 retos antes de que sus participantes se suiciden. Está a la espera de juicio por inducir al suicidio de a quincena de adolescentes en Rusia a través de este reto que ya ha llegado a España. Los Mossos d’Esquadra investigan al menos ocho casos en Cataluña y la Ertzaintza otro más en el País Vasco, además del primero detectado en Palma de Mallorca. Una vez detenido por las autoridades rusas, Budeikin reconoció los hechos: “Sí, realmente lo hice. Murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real, calidez, comprensión y comunicación”.

Vida Real versus Vida Virtual. Cada vez es más delgada la línea que separa a ambas al tiempo que crece el número de personas que deja su vida en manos de quienes crean un mundo paralelo al nuestro en las redes sociales.

Aún sin tener claro si se trata de un peligro real o de un bulo viral, debemos tener los ojos muy abiertos y la mente muy centrada en lo que vivimos y sentimos, en lo que tocamos. Lo de la red es difícil de palpar así que, en la mayoría de los casos, mejor huir.

www.begoberistain.com

 

El NO deporte femenino

hockey

Este fin de semana se celebra en Terrasa la Final 4 de hockey de la Liga de División de Honor masculina y femenina y de la categoría infantil.

Los horarios establecidos para disputar los encuentros han provocado el enfado de las mujeres que jugarán esos partidos. Las redes sociales se han llenado de mensajes con la etiqueta #IgualdadMujeryDeporte en los que se protesta por una evidente discriminación hacia los equipos femeninos.

Los horarios de sus encuentros se han relegado a días laborables en los que el público tiene evidentes dificultades para asistir y la final se ha colocado a las 11 de la mañana del sábado, antes de la semifinal de la categoría infantil. Hasta los más pequeños han pasado por encima en cuestión horaria de las mujeres que disputen la final de la División de Honor.

Los equipos participantes han presentado sus quejas a la Real Federación Española de Hockey por lo que consideran una discriminación pero no han obtenido respuesta.

De esto he hablado con Rocio Ybarra, jugadora del Real Club Jolaseta y capitana de la selección española de hockey. Rocio ha jugado en Holanda y Alemania a la vez que ha disputado tres Juegos Olímpicos, Atenas, Pekín y Río.  Aunque este año no disputará la final ha querido sumarse al manifiesto promovido por las participantes en la Final 4. Asegura que el horario establecido deja a la competición femenina en un lugar muy alejado del deseado para ser la más importante a nivel nacional.

Le pregunté por las diferencias, si las había, entre los países en los que ha jugado y el nuestro. Me cuenta que allí no pasaba nada parecido, que los horarios se establecen por categoría y no por sexo.

Flaco favor le estamos haciendo al deporte femenino si lo dinamitamos desde dentro de las propias federaciones. Esta es una situación que no solo perjudica al hockey sino que lo hace al deporte en general. No hay manera de crear referentes femeninos de esta manera. Y si no los hay, será muy difícil que las niñas quieran dedicarse al deporte. Les faltarán modelos.

www.begoberistain.com

 

 

8,6% menos. ¿Y qué?

presupuestos

 

Esta es una de esas noticias que pasan casi desapercibidas y que a nadie parecen importarle. Bueno en realidad sí, en realidad las mujeres militantes de la lucha contra la violencia machista sí que han alzado su voz, pero desgraciadamente no encuentran sus gritos demasiado eco.

En los últimos días hemos escuchado hablar mucho de los Presupuestos Generales del Estado aprobados la pasada semana. Bien, pues entre las partidas que en esas cuentas han visto reducidas sus cuantías, se encuentra la destinada a luchar contra esa violencia que solo en los cuatro primeros meses de este 2017 ha costado la vida a 23 mujeres que han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Respecto a los presupuestos del 2011, el dinero que se destina a instituciones, casas de acogida y  gastos del teléfono 016 se ha reducido en un 8,6%. Sí, es cierto que se ha incrementado en 2,5 millones de euros pero la cifra está lejos de la dedicada hace 6 años. Y el número de muertas y violentadas no deja de crecer.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2015 más de 24.000 hombres fueron condenados por violencia machista. Hombres detenidos, condenados, mujeres asesinadas… y sin embargo, esto no parece ser un problema.

Gloria, Martina, Susana, Celia, Sara, Sonia, Patricia, Tatiana, Juana y Ruth son diez mujeres que desde el sábado están acampadas en la madrileña Puerta del Sol. Están vestidas de negro y el lema de sus camisetas dice: ” Con el maltrato no hay trato” y “Atención, mujer sin miedo”.

No es la primera vez que acampan ahí. Ya lo hicieron en febrero y marzo con el mismo objetivo, denunciar la poca implicación del gobierno en solucionar el problema. Ahora además, protestan por el incumplimiento del acuerdo que se alcanzó con el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, y que puso fin a la huelga de hambre de marzo. Reclaman la inversión de dinero público en la ayuda psicológica, la recuperación y la inserción laboral de las víctimas de maltrato, asuntos acordados entonces y que siguen sin cumplirse.

Explican estas mujeres que este nuevo ayuno se ha organizado en solidaridad con las miles de mujeres que, debido a que no pueden acceder a ayudas del Estado, se encuentran en una situación de “ayuno impuesto por el Gobierno”.

Junto a un cartel con el lema “¡Basta ya! ¡Ni una menos! No permitas que nada ni nadie las silencie. Depende de mí, depende de ti, depende de tod@s”, han dispuesto en círculo numerosas siluetas de color negro en recuerdo de las mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas y han depositado en el suelo zapatos rojos, rosas rojas y carteles en memoria de las víctimas.

¿Hasta cuándo permanecerán en el Puerta del Sol? Depende de mí. Depende de ti.

www.begoberistain.com

 

El marido de la asaltacunas

emmanuel-

Las elecciones francesas nos han dejado algunas cosas claras. Por ejemplo, que cuando las amenazas son tan reales como la de que te gobierne la ultraderecha, la sensatez se impone entre los y las votantes.

Pero más allá de los análisis políticos, lo que está sorprendiendo, o no tanto, es la cantidad de comentarios que ha suscitado la esposa del nuevo presidente, Emmanuele Macron. La razón es única y exclusivamente la diferencia de edad entre uno y la otra. Bueno, y que se conociesen como profesora/alumno, que parece esto algo que despierta el morbo de algunos.

Donald Trump y su esposa Melania Trump, por establecer un paralelismo político, se llevan casi 30 años. El tiene 70. Ella 47. ¿Alguien ha cuestionado al presidente por estar casado con alguien 23 años más joven? Nadie. Nada se ha dicho de esa diferencia. Pasa desapercibida.

En el caso de Emmanuel Macron y su esposa, Brigitte Macron, es ella la que saca 25 años a su marido. Bien, pues no ha habido medio de comunicación que no se haya hecho eco de este asunto. Ha habido titulares resaltando esa diferencia, comentarios en redes sociales con burlas recurrentes y memes que mostraban a Brigitte Macron acudiendo al altar el día de su boda ayundándose de un andador.

El tiempo y diferentes relaciones similares ha demostrado que cuando la mujer es más joven, la diferencia de edad es una señal de la superioridad del hombre. Lo injusto es que no exista una sensación equivalente para los hombres. 

Uno de los grandes problemas en esto es que no se percibe de igual manera el envejecimiento de los hombres y el de las mujeres. Ellos, con la edad, se convierten en sexis, interesantes y poderosos. Nosotras nos convertimos en invisibles. Desaparecemos de las pantallas de televisión, de los centros de decisión y de todos aquellos lugares públicos en los que se valora la juventud y belleza femenina más que la experiencia y la sabiduría. Perdemos valor y solo nos queda luchar contra las arrugas e intentar parecer lo que no somos. Es la tiranía, no solo de la imagen, sino de una sociedad que padece auténtica viejafobia.

Mucho ha tenido que escuchar Brigitte Macron, y lo que le queda. Menos mal que inteligencia le sobra para ignorar a quienes le han definido, por ejemplo, como la “esposa asaltacunas”.

www.begoberistain.com