Quién soy

Soy Begoña Beristain, periodista. La radio, hoy Onda Vasca, es mi medio. Lo es desde que siendo muy pequeña vi la magia de esa lucecíta roja que cuando se enciende te permite colarte en las vidas de los demás y contarles historias. Picoteo aquí y allá en otros medios. Escribo algo, voy a la tele de vez en cuando… pero son, ¿cómo decirlo?, canitas al aire. Lo mío es la radio.
 
Y correr. Porque desde que descubrí que cuantos más kilómetros corro y más lejos voy más libre me siento, no he podido parar. Ni quiero. Correr me enfrenta a mí misma. No compito contra nadie pero eso sí, cuando me pongo un dorsal me siento como si el mundo se extendiese a mis pies y me dijese: vamosss. De tanto correr me he convertido en maratoniana. Estoy muy orgullosa de serlo. 
 
Me gusta echar una mano a quien lo necesita. Por eso pertenezco a ADELA, la Asociación de enfermos y familiares de ELA. Viví muy de cerca el sufrimiento de estas personas y me quedé enganchada a la fuerza de su mirada. También estoy en Walk On Projet, una fundación que recauda fondos para investigar las enfermedades neurodegenerativas. Están un poco locos, hacen carreras de patitos de goma y cosas así pero están financiando importantísimos proyectos de investigación con sus locuras. Y la Fundación Adsis me deja estar en su Consejo Asesor. Trabajan con chicos y chicas en riesgo de exclusión social. Me gusta estar ahí. 
 
Esta soy yo, así, en breve resumen.

 

2 comentarios en “Quién soy”

  1. Me parece muy acertado tu comentario, Begoña, nadie en su sano juicio puede apoyar este Real Decreto, salvo que haya muchos intereses por las cúpulas de las organizaciones profesionales, en concreto las de los médicos.
    Habrá algún médico que sepa curar una úlcera por presión (escara)?, habrá algún médico que tenga tiempo en su consulta del día a día para pautar una a una las vacunas de la gripe?
    Pero lo malo de todo esto es que como el perro del hortelano, apoyan este Real Decreto, pero luego dicen que lo tenemos que hacer, en qué quedamos?
    Mi opinión es que ya basta de tomar el pelo a la enfermería, profesión que siempre nos hemos caracterizado por nuestra competencia, nuestra contínua formación ( a cuenta de nuestro tiempo libre y de nuestro dinero), esto ya es un tema de dignidad profesional, y creo que tenemos que ser inflexibles y no hacer absolutamente nada en lo referente a prescripción de medicamentos que no esté previamente diagnosticado por el médico, prescrito por él y que haga el seguimiento de ese tratamiento que ha prescrito.
    Gracias Begoña de nuevo por tus palabras, reconforta ver que todavía hay alguien que valora a los profesionales de enfermería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*