Moros, gitanos, rumanos

La semana pasada un grupo de viajeros que se encontraban en un vagón de Metro en Madrid consiguió echar  a otro pasajero que increpaba a una pareja de musulmanes. El individuo les gritaba que se fuesen a su “puto país”  y que la ciudad de  Madrid no quería “moros”.

En la grabación que ha circulado por las redes sociales se puede ver a un hombre que se baja  atropelladamente del vagón mientras se encara con un grupo de  pasajeros y profiere insultos. Tras unos momentos en los que no se terminan de entender sus  palabras debido a la algarabía, el hombre desea la vuelta de Franco, se gira para volver a enfrentarse a los viajeros, se agarra  la entrepierna y levanta el brazo haciendo el saludo fascista  al grito de “Heil Hitler”.

Mientras, en Euskadi, la cadena de restaurantes McDonald’s ha tenido que pedir disculpas por la colocación de un cartel en uno de sus locales  en el que pedía a sus empleados que no atendieran a gitanos y rumanos por entender que podían timar a los trabajadores. Este documento estaba colgado en la zona de vestuario y había sido expuesto por un responsable. En el escrito se pedía de forma expresa «no atender ni a gitanos ni a rumanos» y se aseguraba que la decisión se adoptaba por el hecho de que, presuntamente, algunas personas habían timado a los trabajadores con el truco del ‘falso cambio’. Este procedimiento consiste en pagar con un billete de alto valor una pequeña cuantía y, posteriormente, cuando ya se tiene el cambio, ofrecer un billete inferior y en la discusión quedarse con el cambio y el papel moneda más caro. Vamos, un timo más viejo que el café y que han protagonizado gentes de allá y de aquí.

Han sido las redes sociales las que nos han mostrado esta denuncia.

Tenemos ahora unas poderosas herramientas con las que mostrar al resto del mundo actitudes racistas como las vividas en estos días. Eso sí, su potencial debe acompañarse de acciones como las del metro de Madrid. No solo mostrar sino pasar a la acción y que racistas y xenófobos sientan el rechazo directo de la población.

www.begoberistain.com

 

No te dejes enredar

perioidsta

CEAR-Euskadi, la Comisión de Ayuda a las personas refugiadas, acaba de lanzar el vídeo de “Periodistas contra la Xenofobia” dentro de su campaña antirrumores “No te dejes enredar”.  

En esta ocasión, 27 periodistas del País Vasco nos hemos sumado a la campaña uniendo nuestras voces en contra de los discursos del odio, a favor de una convivencia intercultural y ofreciendo pautas para combatir este tipo de rumores xenófobos desde los medios de comunicación.

Este es el listado de las y los periodistas que hemos participado en la campaña “No Te Dejes Enredar”: Begoña Beristain, Estíbaliz Ruiz de Azua, Mikel Ayestarán, Ana Urrutia, Amaia Goikoetxea, Vanessa Sánchez, Iñaki López, Lolo Rico, Adela González, Reyes Prados, César Martín, Amaia Villanueva, Ainhoa Etxebeste, Julio Flor, Olatz Barriuso, Martxelo Otamendi, Beñat Zarrabeitia, Xabier Madariaga, Josean Izarra, Pilar Ruiz de Larrea, Eduardo Azumendi, Iñaki Iriondo, Amaia Cayero, Almudena Cacho, Iñaki Gabilondo y una persona refugiada periodista que permanece en el anonimato por motivos de seguridad.

Las y los periodistas participantes recomendamos a la ciudadanía diferentes pautas para no dejarse enredar y no contribuir a la propagación de rumores racistas y xenófobos sobre las personas refugiadas.

Estas son algunas de ellas:

– Hacer opinión desde la veracidad de los hechos, poniendo filtro a las informaciones falsas.
– No hacer caso a todo lo que se escucha o lee en internet o en las redes sociales.
– Apostar por la educación como arma de construcción masiva.
– No generalizar.
– Tener siempre presente el enfoque de los Derechos Humanos.
– Alimentar nuestro pensamiento crítico.
– No dejarnos poner una venda que nos haga personas ciegas a la realidad.

Los rumores sólo sirven para generar un clima de desconfianza y miedo entre las personas. Las personas refugiadas y migradas son parte de esta sociedad y es nuestra responsabilidad “no dejarnos enredar”. Así concluye el vídeo que se puede ver pinchando aquí.

www.begoberistain.com 

“Negra de mierda” sí es insulto

imagen-sin-titulo

Youtube se ha convertido en un cajón de sastre en el que vale todo. Al menos eso es lo que demuestran unos cuantos vídeos que hemos visto en los últimos días, que atentan directamente contra los derechos fundamentales de algunas personas pero que no atacan a las normas de esa plantaforma, según parecía. Pero rectificar es de sabios y dada la enorme contestación social que ha provocado el caso de Dessiré Bela Lobedde da la sensación de que algo se ha movido.

El caso es que Desirée es una videoblogger que cuelga videos en Youtube con reflexiones sobre su vida en España. Desirée es negra y eso es lo que en este caso ha desatado el problema y ha puesto sobre la mesa la actitud no solo de usuarios de la web sino también de sus dirigentes.

Durante años la videoblogger ha estado recibiendo mensajes racistas con lidezas como “qué asco das negra de mierda. Qué coño vas a ser tu de España. Tu eres una puta africana de mierda. Aquí sobras.”

Este no es el único mensaje cargado de odio que ha recibido y, harta de impunidad, decidió reportar un comentario a Youtube denunciando los hechos. Le contestaron que esos mensajes no vulneran ninguna de las reglas de la comunidad de la plataforma. Esa fue la gota que colmó el vaso. Decidió publicar en su cuenta de twitter los pantallazos de los comentarios y   comenzaron los retweets y las muestras de solidaridad.

Tal ha sido el impacto, que el gobierno en funciones de España se ha pronunciado a través de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad solicitando a Youtube la retirada de los comentarios racistas y disculpas por la negativa a retirarlos. También la Red Española de Inmigración ha denunciado ante el Defensor del Pueblo a Youtube por los mismos motivos.

Total, que la presión tanto institucional como de los y las usuarias han forzado a youtube a dar marcha atrás. Aseguran que la respuesta que se dio a Desirée negando que los mensajes vulnerasen sus derechos fue una respuesta automática. Textualmente han dicho:

“Tenemos políticas que prohíben el contenido ofensivo en youtube y quitamos los vídeos flageados y los comentarios que violan estas políticas. Desafortunadamente, en este caso se envió un mensaje equivocado. Trabajamos duro para mejorar nuestros sistemas  lamentamos la confusión provocada”.

En definitiva, que “negra de mierda” pasa a ser un insulto para la plataforma audiovisual más potente del mundo. Lo triste es que haya tenido que ser la contestación social la que ha provocado esta rectificación y no los principios de respeto a los derechos de cada persona que deben regirle.

Este no ha sido el primer caso de estas características que conocemos y seguro que no será el último. Las redes sociales están llenas de ejemplos. Hay miles de personas que se escudan detrás de un seudónimo para vomitar su furia, su ira, su frustración, su homofobia, su sexismo, su racismo, etc, etc, etc. Es responsabilidad de quienes manejan esas redes poner límites y estar alerta ante vulneraciones como la sufrida por Desirée.

Tenemos unas herramientas maravillosas para comunicarnos que en ningún caso deben convertirse en un vertedero.