Casarse sin amor

El día de San Valentín se celebra como un momento romántico para las parejas. Este año, el Fondo de Población de las Naciones Unidas-UNFPA hace un llamamiento al mundo para que priorice la eliminación del matrimonio infantil. No todas las personas se emparejan por amor.

María tenía 13 años cuando fue obligada a casarse con un hombre de 70 que tenía otras cinco mujeres. Tras resistirse, su padre le dijo ‘vete con tu marido, o te mataré’.

En Burkina Faso, miles de niñas y mujeres jóvenes como María están siendo forzadas a casarse. La mitad de todas las niñas del país contrae matrimonio antes de cumplir los 18. Algunas son muy pequeñas, de hasta 11 años.

Estas niñas están obligadas a tener tantos hijos o hijas como sus maridos deseen, sin tener en cuenta sus propios deseos o la amenaza para su salud que puede suponer un embarazo temprano. Algunas niñas de corta edad mueren durante el parto o sufren lesiones potencialmente mortales. Una vez casadas, tienen que hacer la gran mayoría de las tareas del hogar, como limpiar y cocinar, además de trabajar en la finca. Muy pocas tienen la oportunidad de ir a la escuela o de trabajar.

Algunas de ellas hacen lo que pueden para escapar de estos matrimonios, sufriendo gran presión de sus familias y de la sociedad. María recorrió 170 kilómetros durante tres días hasta conseguir llegar a un albergue para niñas.

Los matrimonios forzados y tempranos están prohibidos por la Constitución de Burkina Faso y el derecho internacional, pero las autoridades no aplican la ley permitiendo que esto suceda.

Millones de niñas se unen antes de que estén listas, a menudo en contra de su voluntad. El matrimonio infantil las expone a la violencia, incluida la violación, y con frecuencia las obliga a abandonar la escuela y convertirse en madres prematuras.

El matrimonio infantil es una tragedia para las personas que atrapa, a menudo las niñas más vulnerables, empobrecidas y marginadas. Pero también es malo para las comunidades y las sociedades en general.

Acabar con el matrimonio infantil permitiría que las niñas terminen la escuela, retrasar la maternidad, encontrar trabajo decente y alcanzar su potencial.

Casarse sin amor. Eso es lo que hacen miles de niñas cada día en el mundo.