#8M: Tiran más dos tetas…

“Nos gustan las copas grandes. Amamos los grandes partidos”. Así de chulos se ponían los del Bayern para anunciar el partido de Eurocup que van a disputar esta semana contra el Unicaja de Málaga. Siempre lo digo, cuando la testosterona invade el cerebro de algunos (en este caso los que han diseñado y aprobado la campaña) el resultado es un anuncio como este, absolutamente vergonzoso por sexista y ofensivo para nosotras.

Bayer

Este 8 de Marzo, traigo este ejemplo a colación porque es  sólo uno más de las miles de formas en que la #ViolenciaMachista se manifiesta día a día, minuto a minuto, vejando a las mujeres, cuando no asesinándolas. Recuerden que este 8 de Marzo del 2017 carga con 20 mujeres asesinadas en España en lo que va de año (cifra oficial), la peor cifra desde 2008. Más de dos mujeres por semana. Según un informe que ha realizado feminicidio.net, entre 2010 y 2015 se han contabilizado 681 feminicidios en el estado español, incluyendo entre otros, los asesinatos a mujeres por prostitución, transfóbicos, infantiles… Un informe que pone los “pelos de punta” pero que les animo a consultar para ver la realidad invisibilizada más allá de los datos oficiales.

Mapa Feminicidio

Este 8 de Marzo, tenemos que poner sobre la mesa la invisibilizada violencia machista que sufren las mujeres que se dedican a la política, y hay que hablar sin pelos en la lengua de la brecha salarial, porque aunque una corriente negacionista quiera desviar la atención, en Euskadi las mujeres ganamos un 26% menos que los hombres.

Este 8 de Marzo, denunciamos también la escasa participación de las mujeres en los puestos de responsabilidad y poder en todos los ámbitos: económico, político, empresarial, académico, artístico, cinematográfico, científico… Todos menos en uno: el de la precariedad laboral, ahí y en el de la pobreza nuestra “participación” gana de lejos. Así lo denunciamos el pasado 1 de Marzo en la Casa de Juntas de Gernika donde tuve el honor de leer un párrafo de la Declaración del 8 de Marzo consensuada por todos los partidos políticos vascos y Eudel.

Este 8 de Marzo, llevaremos muy cerca de nuestros corazones a las mujeres y niñas refugiadas víctimas de explotación y acoso sexual, poniendo al límite sus ya deplorables condiciones de vida en su viaje en busca de una vida mejor.

Este 8 de Marzo, vamos a salir a la calle por todo esto y por mucho más que escribo en este blog de vez en cuando y que estos días nos cansaremos de oír en todos los medios. Vamos a salir a reclamar que ya vale de tanta pasividad institucional y que si todo lo aquí expuesto les sucediera a los hombres, otro gallo cantaría. Por ello, un movimiento organizado de mujeres a nivel mundial ha organizado el Paro Internacional de Mujeres 8M contra los feminicidios, la desigualdad salarial y la explotación económica.

Por todo ello, repito, porque es inadmisible, y porque no se puede estar impasible ante un sistema que maltrata, humilla, discrimina y mira para otro lado la mayoría de las veces ante las injusticias que se comenten con la mitad de la población. Saldré para reclamar justicia y una apuesta sólida, decidida e inequívoca por parte de las instituciones para acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres. A las instituciones y a cada una de nosotras, porque como dijo Emma Watson en su discurso ante las Naciones Unidas, “Si no soy yo, ¿quién? Si no es ahora ¿cuándo?”. 

8M paro  bilbao

 #YoParo. Heteropatriarkatuaren aurkako nazioarteko enplegu, zaintza eta kontsumo etenaldia.

#8 de Marzo. Los privilegios de los hombres

Hace unos días escribía a propósito del Día Internacional de las Mujeres sobre la Violencia de Género, sus consecuencias y sobre todo, lo que desde mi punto de vista queda por hacer para acabar con esta execrable lacra que sufren millones de mujeres en el mundo, cada día, cada hora, cada minuto…

Enlace permanente de imagen incrustada

#8 de Marzo

Hoy #8 de Marzo es un día reivindicativo sí, un día para visibilizar las grandes desigualdades que existen todavía entre mujeres y hombres con cifras y con datos, pero sobre todo, para repensar qué se está haciendo realmente y para preguntarnos a quién, además de a las mujeres, les importa la Igualdad. Yo, cuando me lo cuestiono, llego a la tremenda conclusión de que importa poco y como causa de ello se frenan continuamente los avances conseguidos después de más de un siglo de lucha feminista. Como consecuencia de esa falta de interés y compromiso real, la Igualdad pasa a siempre a estar en los últimos puestos de la agenda política. Es ese carácter cíclico y perentorio que tienen las Políticas de Igualdad, que dependen de quién esté en el poder y de que las personas que estén tengan una gran capacidad de persuasión para hacer que la agenda cambie. Así, siempre nos encontramos con la eterna justificación de que hay cosas más importantes que solucionar: la crisis, el desempleo, la exclusión social, el cambio político… La cuestión es que en la base de todos esos problemas está la propia desigualdad de género y que la solución debe pasar por una implementación de las políticas de Igualdad a todos los niveles. Mientras no se afronte desde esta perspectiva de género, no se solucionarán y lo que es peor, se seguirán replicando continuamente. Por eso la Igualdad de Género debe estar  en la base de todas las Políticas, porque es Política en sí misma.

¿Qué puede hacer la UE?

Con este convencimiento he acudido esta semana a una interesantísima Jornada de trabajo en Bruselas The Fight for Gender Equality and Against Gender-Based Violence: European Perspectives 2015, (La Lucha por la Igualdad y contra la Violencia de Género: Perspectivas Europeas en 2015), organizada por el Grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo. Se dijeron muchas cosas y se lanzaron muchos datos que aunque ya sabidos, nos resistimos a dejar de repetir. Algunos de ellos:

  • La crisis se está cebando con las Mujeres: El número de mujeres desempleadas es mayor que el de los hombres (en Febrero en el Estado español la Tasa de paro es superior en dos puntos a la de los hombres y hay 276.000 mujeres más que hombres sin empleo).
  • 1 de cada 3 mujeres han sufrido algún tipo de agresión sexual en la Unión Europea. En Euskadi en 2014, más de 5.000 denunciaron haber sido agredidas).
  • Si se alcanzase la Igualdad en el mercado laboral, el PIB se incrementaría en Europa un 30% de media (32% en Estado español).
  • Si se contabilizase el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado de las mujeres, este equivaldría al 27,4% del PIB *.
  • Las Mujeres dedican diariamente más del doble de horas al cuidado del hogar y de dependientes que los hombres (1:50 ellos y 4:04 ellas)*.

Sin embargo, y a pesar de estos y otros muchos datos más que confirman que la Igualdad de Género sólo aporta beneficios para toda la sociedad, los frenos son inmensos. Así, y a modo de ejemplo, en la Unión Europea acaba de ser paralizada la Directiva por la que se ampliaban los permisos de maternidad y paternidad, parece ser que “por salir muy caros”. ¿Sólo por eso?. Y por poner otro ejemplo, a una pregunta que realicé en dicho Foro sobre si la UE podría hacer algo para frenar los ratios de desempleo voraz que atenazan la vida de las mujeres y las aboca a la pobreza presente y futura, la respuesta fue demasiado política y frustrante: “estamos en ello”.

LLeno PE

Los privilegios no reconocidos

Lo que está detrás de la Desigualdad de Género es la incapacidad de reconocer que los varones parten de una situación de privilegio y que admitirlo supone dejar sitio a las mujeres para ocupar el espacio que les corresponde en todas las áreas de la vida: la política, la social, la laboral y la personal. Ese sería un buen principio pero me resisto a llamarlo simplemente generosidad. En un día como este 8 de Marzo, reivindico el derecho a ocupar ese espacio a sabiendas de que ello se traduce sistemáticamente en estar continuamente cuestionadas y observadas, requiriendo además, un sobre esfuerzo pocas veces reconocido. Por contra, hasta tenemos que oír que muchas ocupan un lugar que “se les ha regalado” simplemente por ser mujer. No cabe más injusticia, más desconocimiento y más ignorancia que lo que esa frase encierra. La cuestión es, cuántos espacios y oportunidades se nos han robado por serlo. Mientras, seguimos trabajando por conseguirlo, para que haya más mujeres en los ámbitos de poder que defiendan nuestros intereses y sobre todo, para que el patriarcado y los que se instalan en él, desaparezcan. Trabajo arduo, pero convencidas de que aunque todos esos beneficios que la Igualdad entre Mujeres y Hombres son una realidad, aspiramos a que se conviertan en hechos efectivos sin posibilidad de involución… Nuestro lema mientras tanto, “insistir, insistir e insistir” ( y me temo que también resistir). 

* Datos de Encuesta Empleo del Tiempo 2009-2010. INE

#8 de Marzo. Una violación cada 7 horas

En vísperas de la celebración del Día de las Mujeres, #8deMarzo, es imperativo hacer un repaso a los avances conseguidos este último año y sobre todo poner en evidencia aquellos que no se han conseguido o que en el peor de los casos,  han retrocedido.

todos los dias

Comencemos por la lacra más repudiable: la Violencia de Género. El año pasado 53 mujeres fueron asesinadas víctimas de la violencia machista en el Estado español. Sólo una menos que en el 2013. De ellas, tanto la víctima como el agresor, en un 70% eran de nacionalidad española. En ese año hubo 125.000 denuncias por violencia de género, es decir 342 al día. En Euskadi esta estadística es más dramática en 2014: fueron asesinadas 3 mujeres, 2 más que el año anterior y 5.125 fueron víctimas de la violencia de género, casi un 3% más que el año anterior. Este año, ya han sido 3 las mujeres asesinadas, en el estado.

Viendo estas cifras no podemos ser muy optimistas: la violencia machista crece y sólo denunciarla como haremos este 8 de Marzo en las calles, en los medios y en todos los sitios que se pongan a nuestro alcance, no es suficiente. Es necesario revisar profundamente todas las políticas que se han diseñado y que claramente no están siendo eficaces. Hay una obcecación política general en querer tratar a las mujeres únicamente como víctimas y no abordar el problema desde la prevención y la educación. Así, la Ley de Violencia de Género estatal (Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género) se ha declarado abiertamente ineficiente: casi 800 mujeres asesinadas desde su puesta en marcha. Una secuela, en su décimo cumpleaños, que merece una sincera evaluación y una profunda reformulación porque hay temas que no están incluidos en la misma, como la trata de mujeres o la mutilación genital. Y es incomprensible que en la misma se defienda o proteja a las mujeres que  son maltratadas por sus parejas o ex-parejas sentimentales y se deje fuera a las demás,  porque así ¿dónde quedan el resto de mujeres que son madres, hijas, hermanas, etc? Y las prostitutas? La violencia machista también se ceba sobre ellas, pero con ello se evidenciarían unas cifras escalofriantes sí, pero las reales… las que son ciertas.

Y sobre todo, lo que la Ley necesita es una dotación de recursos importante para afrontar esta lacra que afecta a miles de mujeres. En vez de eso, en los tres últimos años se han reducido, por ejemplo, hasta en un 30% los fondos para prevenir la violencia de género.

Otro de los asuntos más espinosos que no incluye la Ley es la violación fuera de la pareja: en España se produce una violación cada 7 horas, más de tres al día (denunciadas). En Europa 10 millones de mujeres han confesado haber sido violadas. ¿Quién puede mirar para otro lado? El filósofo marxista Ludovico Silva dijo en 1975: “Ser heterodoxo no es violar un dogma, al fin y al cabo violar un dogma es como violar a una doncella: hay quejas, pero hay placer”. Aunque han pasado muchos años (igual no tantos), el imaginario colectivo sobre la violación permanece casi intacto sobre el tema de la violación. Un horrible “crimen” sexual que mutila la vida física y psicológica de tantas mujeres alrededor del mundo. ¡Todos los días!

Parece que este en el que vivimos es un mundo bastante hostil para las mujeres, ¿verdad? Y es que ya está bien de que las mujeres seamos educadas en el miedo  y ya basta de que los asesinos y agresores machistas tengan a menudo una presunción de inocencia casi “per se” que no ocurre si se cometen otro tipo de delitos. Un 8 de Marzo más, reivindicamos y mostramos nuestro hartazgo. Un 8 de marzo más saldremos a la calle,  aunque para nosotras todos los días son 8 de marzo. Yo por mi parte, este año voy a contribuir viajando como invitada con un grupo de mujeres hasta Bruselas, para trabajar en una jornada en el Parlamento Europeo cuyo objetivo es fomentar las políticas y estrategias por la Igualdad de Género y contra la Violencia machista en Europa,  #Greens4Equality. Ya les contaré…

De “ochomarzos” y “camponabos”!

Imagen de previsualización de YouTube

El pasado 8 de Marzo acababa mi post diciendo “Propongámonos todos y todas, aunque sea un mínimo gesto que durante este año nos ayude, a que para el año que viene haya mejorado la situación para todas las Mujeres y Niñas de este planeta. Porque lo que está ocurriendo es que con tanto por hacer, cada año nos damos cuenta de lo poco que han mejorado las cosas.”

Este 2014 no puedo empezar sino diciendo, que las cosas no han mejorado lo más mínimo. Lamentablemente, han empeorado visiblemente. No quiero ser negativa, pero tampoco quiero ser positiva porque “haya que serlo”, que es algo que últimamente parece obligado ser.

Algunos datos avalan la afirmación que acabo de hacer. La crisis está haciendo estragos en las mujeres. Lo llevamos diciendo desde hace mucho tiempo, pero ha sido más fácil mirar hacia otro lado y con cierta condescendencia pensar que es que la mujeres siempre nos estamos quejando. Porque lo de “”¿pero qué queréis?, ¿cambiarlo todo de un día para otro?”, ya no tiene otra respuesta que la de SI y ahora. Mi pregunta es “ ¿hasta cuándo?”

Con suficiente información en los medios, hoy no voy a dar datos sobre la brecha salarial de género que sigue creciendo. Sobre la discriminación salarial, que también sigue creciendo, sobre la cifra creciente de mujeres que han perdido sus contratos indefinidos y que me temo no van a volver a tenerlos. Sobre el aumento de mujeres que piden reducción de horario para asumir la “doble jornada”, porque la corresponsabilidad sigue siendo, aquí y ahora, una utopía ya que a los varones que deciden y mandan no les preocupa, y les importa poco que se pongan en marcha medidas que les obliguen a hacerse cargo de lo que también son sus responsabilidades.

Y para qué hablar de que el número de mujeres con mayor formación y mejores notas en su expediente académico sigue subiendo: de poco nos están sirviendo.

Hoy 8 de marzo veo sin embargo, un sospechoso exceso de noticias en todos los medios. Y por un lado me alegro, porque sin “ochomarzos” estaríamos totalmente invisibilizadas, pero es que ya empieza a ser urgente que haya más ochos de enero, febrero, etc.. todos los días.

Mientras, somos testigos de cómo la violencia machista en los dos últimos días ha llevado a la muerte a cuatro mujeres y niñas. Somos testigos de cómo se quieren recortar brutalmente nuestros derechos reproductivos y sexuales y como quedan al albur de las sotanas y los carcamales de la derecha. En definitiva somos testigos de cómo nuestra vida, nuestros derechos y nuestro futuro se van al carajo porque seguimos siendo como decía Simone de Beauivoir el “segundo sexo” privado de libertad y siempre en segundo plano.

Pero qué podemos esperar si las mujeres están en unos umbrales pírricos de presencia en los puestos de decisión. Y para muestra un botón: hagan un repaso a la prensa y verán las infinitas fotos llenas de “camponabos”. Lo siento, pero en un día como el de hoy no me da la gana decir nada políticamente correcto… Me temo, por tanto, que con estos mimbres pocas cestas, y urgen las respuestas contundentes y el compromiso real todos los días del año. “Ochomarzos” sí, pero no para acallar conciencias, no para cumplir el expediente y un NO rotundo si son sólo una vez al año. El tiempo apremia! 

 

La auténtica Republicana!

Clara Campoamor sello

Clara Campoamor fue una política pionera del feminismo y defensora de los derechos de la mujer,  entre ellos, el derecho al voto por el que luchó hasta conseguirlo. También abogada, fue una de la mujeres que consiguió situarse entre los personajes más destacadas de la segunda y tercera década del siglo XX.  Hija en una familia humilde siempre quiso estudiar, pero empezó siendo modista a los 13 años y después de muchos trabajos para pagarse sus estudios, se licenció en Derecho a los 36, realizando la carrera en dos años lo que demuestra su brillantez intelectual. Comienzó entonces a ejercer como abogada, algo inusual en aquella época, siendo la primera mujer que actúó ante el Tribunal Supremo, lo que le dio una gran relevancia en su momento.

Republicana convencida, (puedes escuchar el espacio radiofónico “No somos recién llegadas que le hemos dedicado clickando aquí) proclamaba ella misma: República, República siempre, me parece la forma de gobierno más conforme con la evolución natural de los pueblos. Objetivamente considero a la República superior a cualquier otro régimen”.

Formó parte, siendo la única mujer, del Comité que redactó la Constitución de la II República. Los periódicos de la época dicen que el 14 de abril de 1931 celebró la llegada de la República desde el balcón del Círculo Republicano de San Sebastián, cuidad en la que pasó muchas temporadas y a la que se sentía muy unida. Fue elegida diputada por el Partido Radical siendo una de las primeras diputadas, junto con Victoria Kent, y precisamente fue con ella con quien protagonizó una de las polémicas históricas por su divergencia en la defensa del voto femenino.

Clara defendía a ultranza el derecho al voto de las mujeres como parte de los derechos fundamentales de las mismas. Victoria Kent, también feminista, negaba el derecho al voto a las mujeres porque argumentaba que todavía no estaban preparadas y que cuando votaran lo iban a hacer aconsejadas por sus maridos y por sus confesores, con lo que su voto iría a la derecha. Simplemente, una defendía los intereses de su partido y Campoamor el derecho de las mujeres por encima de todo. Hay que tener en cuenta que en aquellos debates por el derecho al voto de las mujeres que tuvieron lugar en el Congreso, no sólo la derecha, sino también la izquierda, se oponían con diferentes argumentaciones. Llegaron algunos diputados a pedir que se concediera el voto a las mujeres a partir de los 45 años!  Y argumentaban que las mujeres no podían participar en política porque “se produciría una crisis cada mes”!

Pero afortunadamente y con una diferencia de sólo 40 votos se aprobó el derecho al voto femenino. Aquel 1 de octubre de 1931, el 40 % de los diputados no asistieron a la votación. En 1933 la derecha ganó las elecciones y la izquierda en vez de hacer un ejercicio de autocrítica debido a su propia fragmentación, echó la culpa al voto femenino. Clara perdió su escaño. Poco después estalló la guerra civil y se exilió. Murió en Lausana de cáncer a los 84 años. Pasó casi la mitad de su vida en el exilio.

Hasta hace muy pocos años apenas existía alguna biografía editada sobre su figura. Dicen que el Instituto de la Mujer tenía una que la guardaba como oro en paño. Últimamente se está reivindicando su personalidad y visibilizando la vida de esta insigne y brillante política y abogada, siguiendo la estela de lo que ella también hizo durante su vida. Clara realizó una gran labor para que quedase constancia del paso de las mujeres por la historia y criticó que a cualquier hombre, por poco que hubiera hecho, se le perpetuaba en una estatua de bronce y que sin embargo, a ninguna mujer se la homenajeaba así. Ella ha llegado a tener su propio busto en bronce pero además, muchísimas asociaciones de mujeres, casas de cultura y centros cívicos llevan su nombre... estoy segura de que ella estaría más orgullosa de todo esto, pensando que esa es la verdadera estela que nos ha dejado!