Caldo machista en ebullición

Ane es una mujer joven de 25 años. Es parte de mi familia y desde hace tres, no es capaz de volver a casa sola por las noches. No sabemos qué le ha pasado porque por mucho que preguntemos para intentar ayudarla, no suelta prenda. Se nos parte el alma cada vez que llama a casa para que sus aitas bajen para acompañarla cuando ninguna de sus amigas o amigos han podido hacerlo. He hablado con ella mirándola a los ojos, para intentar convencerla de que no puede sucumbir al temor de que algo le vaya a ocurrir. Me mira con tristeza y me dice que tengo razón y que lo intenta, pero que por las noches a la hora de regresar a su casa, le invade el miedo y no puede dominarlo.

Es desgarrador comprobar como una mujer a la que hemos educado en la libertad, la igualdad y en el empoderamiento como mujer, no pueda hacer una vida normal en base a esos valores porque todos y cada uno se van al carajo cada noche. Ni que decir tiene que nos aterroriza pensar qué le ha podido ocurrir para que su vida se haya teñido de miedo y de falta de libertad.

Puede que Ane esté entre las 3.465 mujeres (un 7% más que en 2016) que han sufrido violencia machista en Euskadi entre enero y octubre de este año, según datos de Emakunde: más de once mujeres al día que han sido vejadas, violadas, humilladas… la última, ayer mismo en Barakaldo donde una menor ha denunciado haber sido agredida sexualmente por cuatro jóvenes. Ya ven, las manadas se han puesto de moda y conocemos nuevos casos cada día: es lo que tiene sentirse más machotes cuando uno se cree protegido entre colegas a cuál más machirulo. El caldo machista está en ebullición.

Pero termina el año y aunque duela hay que hacer balance. Un balance trágico en el que la violencia machista ha dejado dos mujeres asesinadas en Euskadi y  52 mujeres y nueve de sus hijas e hijos en el resto del estado español.  Sin olvidar que 26 menores se han quedado sin madre. Si llevamos esta cifra al número de feminicidios las asesinadas son 90, según aporta la red feminicidio.net. 

Vuelvo a preguntarme y les invito a que ustedes se hagan la misma pregunta, si en vez de mujeres hubiera sido otro tipo de asesinatos, ¿qué se hubiera hecho? ¿Una simple declaración institucional? ¿Un rechazo simbólico? Sólo a nivel mediático una cadena de asesinatos como la que se produce cada año en el estado español hubiera tenido una repercusión mediática exponencialmente más intensa. Recordemos, porque no hay que dejar de hacerlo, que en quince años 920 hombres han asesinado a sus parejas o exparejas. De nuevo cifras oficiales que dejan en los márgenes de las estadísticas todas aquellas que fueron asesinadas por hombres familiares, amigos…

Cifras, estadísticas, declaraciones, condenas de lo políticamente correcto… pero ¿saben? lo que necesitamos son medidas. La primera de ellas es la de dotar a la lucha contra la violencia de género de un presupuesto honesto con la gravedad de lo que está ocurriendo. Sin embargo, estamos asistiendo al arranque del Pacto de Estado contra la Violencia Machista aprobado en Julio, con importantes carencias desde mi punto de vista, y que de sus más de 200 medidas acordadas después de amargos debates, ninguna ha sido puesta en marcha a día de hoy.

Estos días hemos visto como por fin, se va a dotar al Pacto con 200 millones de euros. De ellos, 20 corresponde a los Ayuntamientos. Hagan la cuenta: unos 2.400 euros de media por cada uno. Una cantidad pírrica para hacer frente a lo que empieza a denominarse ya, terrorismo machista. Hace falta mucha, mucha voluntad política para acabar con la violencia machista, y esa evidente falta de voluntad es la que está permitiendo que las mujeres sean asesinadas, violadas, humilladas y despojadas de su dignidad. Alguien tiene que poner fin a esta lacra, y ante la pasividad de los políticos, me temo que solo las feministas vamos a poder hacerlo con mucha presión en las instituciones, sí, pero también en las calles.

Y es que el machismo campa a sus anchas y  los machirulos no dejan de insultar  a las mujeres y poner en entredicho la lucha feminista, incluso los que se tienen por más intelectuales porque oigan, si algo tiene el machismo es eso, que no distingue de condición ni de intelecto: pone a todos los machirulos al mismo nivel, es decir el del puñetero barro.

Sigamos luchando porque miles de mujeres se lo merecen y porque ya vale de simples condenas autocomplacientes. No nos cansaremos de insistir. Somos feministas y estamos acostumbradas a resistir. Soy feminista y mi compromiso es serio y contundente. Cada día mayor, cada año con más rabia, y este que acaba es solo un preludio de lo que vendrá. Si dicen que este 2017 fue el año del feminismo, ahora empieza lo bueno!

 

¿Quién mató a Petra Kelly?

“Cuando la justicia se convierte en injusticia, la resistencia se convierte en un deber”

Descubriendo a Petra Kelly

Hace un par de meses, de Petra Kelly yo sabía lo justito, que era una de las fundadoras del Partido de los Verdes, y diputada en el Bundestang. En aquellos años, los 80, me temo que estaba más interesada por trabajar, estudiar y divertirme. La ecología para mí por entonces consistía en ir a las manis contra la OTAN y las centrales nucleares, y cómo no, llevé en mi solapa la típica txapa de “Nuklearrik EZ, Ezkerrik Asko” durante años. Esa que el pasado sábado día 4 de febrero nos tuvimos que volver a poner para exigir, todavía hoy, el cierre de Garoña: Orain eta Betiko.

Sol Garoña

Petra además estuvo en Gernika en abril de 1987, donde depositó un ramo de flores debajo del árbol de Gernika en memoria de las víctimas del Bombardeo. Era alemana y profundamente pacifista y como gesto de reconciliación por parte alemana, reivindicó la creación de un Centro por la Paz y la Reconciliación. 

El libro Vida y muerte de Petra Kelly en mis manos

portada libro Petra Kelly

El caso es que el reencuentro con Petra Kelly, fue a raíz de que Rosa Martínez Diputada de Unidos Podemos por Bizkaia en el Congreso, pusiera el libro en mis manos en forma de regalo. Estoy convencida de que de alguna manera este libro me eligió a mí y no al revés. Y ha sido ciertamente una revelación. Sobre todo por conocer a esta admirable e incansable mujer, tan desconocida. Una cosa que me sorprendió, por ejemplo, su biografía en la Wikipedia es cortísima, apenas 30 líneas…

Así que me puse a leer el libro y lo engullí. Y pasé por diferentes estados de ánimo mientras lo leía: admiración y decepción, compasión, desacuerdo en algunos temas y total acuerdo en otros, y sobre todo al final, mucha rabia en lo que tiene que ver con su muerte. Petra se definía según leemos en el libro, como “intuitiva, intensa y subversiva”, y eso es toda una fuente de inspiración para mí, porque ciertamente he conocido pocas personas que me inspiren, pero las que lo han hecho siempre han sido mujeres, y no siempre famosas.

Las Leyes de la física política

Más allá de este descubrimiento de esta gran mujer, el libro me ha sorprendido también, porque a pesar de los años que han pasado, he identificado muchas cosas que están de plena actualidad.  Cosas que ya por entonces se hicieron mal y que fueron el germen del fracaso de la acción política verde: por ejemplo cuando pierden las elecciones de 1990, Petra afirma con rotundidad que el partido había ignorado las “leyes de la física política” (concepto muy interesante a tener en cuenta) “al mantener un perfil bajo e ignorar la importancia de liderazgo y de una estructura fuerte”… díganme si esto no lo han leído hoy mismo en el periódico y no sólo con respecto a un partido político.

Petra horizontal

Pero también en el libro se habla del  apego al poder, luchas internas iguales que las de ahora, conceptos organizativos caducos que ya entonces Petra denunciaban como “las nociones desfasadas de la lucha de clases” que impedían abrir un espacio nuevo aglutinador que aún hoy algunas seguimos buscando y trabajando para que sea una realidad. Creo que Petra a pesar de todo, nunca perdió la esperanza, así que nos inspiraremos en ella en los momentos más difíciles.

La larga marcha a través de las instituciones

La verdad es que su lectura también ha sido una inspiración para mí en mi quehacer político diario. Decía Kelly que hay que  perseguir el cambio en “la larga marcha a través de las instituciones” pero sin perder el contacto con la gente, promoviendo el activismo y la resistencia y así afirmaba “cuando la justicia se convierte en injusticia, la resistencia se convierte en un deber”. Un cambio que ella ya decía “debiera ser desde abajo y no desde arriba”, concepto que oímos en la actualidad muy a menudo.

Petra feminista

Petra hablaba de feminismo. Ella era feminista y hacía y decía cosas de gran calado intelectual en aquellos años en los que se estaba escribiendo uno de los capítulos más importantes de Teoría Feminista: “Estamos tan condicionadas por los valores masculinos, que hemos cometido el error de emularlos al precio de nuestro propio feminismo”.

Ojalá hoy, 30 años después esta frase fuera solo parte de esa historia téorica. Sin embargo el patriarcado no ha dejado de avanzar y las mujeres seguimos infrarrepresentadas en todos los ámbitos de poder, uno de ellos la política tan masculinizada y tan llena de machos alfa, que pones la tele o lees la prensa y el olor a testosterona (o a Varón Dandy) lo impregna todo. Petra fue y es un referente para tantas mujeres que creemos que la política ha de feminizarse. A ella también le costó el rechazo de compañeros de partido: fue desplazada y cruelmente marginada dentro del que ella había sido fundadora.

Asesinada por Violencia Machista

Y llegamos casi al final porque es el final de su vida y el libro también retrata sin ambages la otra cara de Petra, la de la mujer que en su vida privada no era tan fuerte y que aunque vivió con total libertad sus relaciones con diferentes amantes, la relación que la marcó fue altamente tóxica, y así con el que decidió vivir terminó matándola. Todo el mundo quiso sellar su muerte y la de su compañero de un plumazo y se dijo que habían acordado suicidarse. Hoy podemos afirmar que fue un asesinato machista de manual. Su compañero Gert Bastian, ex general de la OTAN y dicen que colaborador de la Stasi, la mató mientras dormía y luego se suicidó. Ella tenía 45 años, él 69.

Verhaftung von Petra Kelly

Fatal destino para una mujer que dicen quienes la conocieron que su capacidad de análisis y argumentación eran absolutamente incontestables. Menos mal que este libro aunque sea 23 años después, nos la devuelve entera, con grandezas y miserias, por eso, más humana y más cercana. Y sólo me queda preguntarme que nos diría ahora en este año en el que hubiera cumplido los 70.

De una cosa estoy segura, que hubiera acudido a la manifestación del sábado pasado en Bilbao contra Garoña con nosotras, con su casco y sus flores, no lo sé… pero a mí al menos me gusta recordarla así.

 NOTA: Este texto forma parte de la presentación del libro Vida y muerte de Petra Kelly en Bilbao  en  Louise Michel Liburuak. El libro ha sido editado en España por Ecopolítica a los de 25 años de su publicación. 

¿Puta barata?

Si apenas hace diez días pedía un “poco de por favor” a los machirulos para que midieran sus palabras y se cortaran un poco a la hora de verter insultos a las mujeres, desde mi post “Desnudas más elegantes”nos desayunamos con otro alcalde que se suma al de Málaga, Valladolid y Granada,insulta a la portavoz del PSOE en Castilla La Mancha llamándola [Enlace roto.]

DESMADRE MACHISTA

Llega el verano y por tanto el desmadre machista. Es como si el calor fuera sinónimo de luz verde para la incontinencia verbal de algunos cargos públicos que, incapaces de contenerse, se desmelenan con lo mejor de su repertorio. Siempre lo digo, cuando la sangre se concentra en el órgano con el que no se piensa, toda actividad cerebral desaparece y la verborrea de los machirulos alcanza niveles insospechados. Y el nivel como ven, va subiendo… este alcalde del PP de un pueblo de Cuenca, llama puta a una mujer y encima se jacta en FaceBook de “no querer callarse porque no le apetece”… y aquí paz y después gloria.

TWT PUTA BARATA

La machirulez campa a sus anchas estos días de Julio y no conformándose con las agresiones verbales furibundas, hace estragos en fiestas, bares y por supuesto, dentro de las casas. Así, este mes de Julio está siendo nefasto para nosotras: cinco mujeres asesinadas por la violencia machista en 15 días: quemadas vivas, apuñaladas, apaleadas, asfixiadas… En lo que va de año, 22. A día de hoy, quedan tres casos por investigar, que podrían elevar a 25 las víctimas hasta mediados de julio. Empieza a ser el pan nuestro de cada día, y lo peor es que corre el riesgo de convertirse en una sordina de fondo, y que al final nadie le preste atención.

LAS CAUSAS 

La verdad es que sería muy simple afirmar que todo esto es efecto del calor. En el caso de la violencia machista, el forense Miguel Lorente lo argumenta muy bien, desmintiendo esta creencia popular, y lo explica en torno a dos ejes: la convivencia y el control: “Hay dos factores: el hombre convive más tiempo con la mujer. Y, en los separados, el cambio en las rutinas de ellas intensifica el control de ellos, los enerva”.

En el caso de las agresiones sexuales en fiestas donde tocar el culo, las tetas y todo lo que se ponga por delante que si pertenece al género femenino pasa a ser automáticamente de “consumo popular masculino”, es una demostración sangrante de que la desigualdad pervive y que desafortunadamente las generaciones más jóvenes no están haciendo mucho por combatirla.

PUTAS, TETAS Y CULOS

Tratar a las mujeres de putas, violarlas, sobetearlas, y en último caso asesinarlas, es el exponente de una sociedad enferma donde las mujeres siguen siendo ciudadanas de segunda y la evidencia de que no tenemos los mismos derechos ni consideración social que los hombres. Mujeres libres, empoderadas, que se desnudan, que hacen lo que les da la gana y sobre todo, se acuestan con quien les da la gana, no gustan nada y para algunos por supuesto, es motivo de agresión de cualquier tipo.

https://www.youtube.com/watch?v=nEYdZ1mjpwo[/youtube

!Ay Diosas del Olimpo! (por hacer un guiño solidario a Grecia), cuánto camino nos queda por recorrer, cuántas bocas que tapar y cuantas manos manchadas de sangre que condenar. Y eso que el verano no ha hecho más que empezar… Atentas!