25N: Nos Queremos Vivas!

25N 2015 acto insti

ESTOY VIVA. Sí, ESTAMOS VIVAS. Y así es como nos queremos: VIVAS.

Quizás sea una cuestión de suerte, porque la violencia machista es como una ruleta rusa: no sabes quién la va a sufrir y no entiende de color, origen o condición. Y todo ello por una razón que no podemos y no queremos  cambiar: SER MUJERES.

Cada día se me hiela el corazón, porque no hay uno en el que no haya mujeres que sean agredidas, maltratadas, asesinadas… o que no sufran toda clase de micromachismos en su vida cotidiana.

Y de tanto que se hiela el corazón, se ha convertido en cristal, ante una sociedad que se ve incapaz de acabar con esta repugnante lacra que pone en juego la vida de las mujeres. Porque sí: Nos Están Matando. Por ello, al mismo tiempo cada hora, cada minuto y cada segundo, el corazón se torna en acero y metal para no dejar de denunciar, para no dejar de luchar y para no dejar de gritar… En definitiva, para no claudicar: PARA SEGUIR VIVAS.

Texto propio leido en acto institucional celebrado en Bilbao, hoy 25 de Noviembre: Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

punto.lila

Caca, CULO, pis

Anoche cenando en un restaurante muy cool de Bilbao, fui al baño y me quedé impactada con la forma en cómo estaba señalado el de chicas y el de chicos. Por supuesto, lo fotografié. Juzguen ustedes:

 CHICA CULO: explícito e incitador.

baño chica

CHICO PLÁTANO: de Warhol, que queda más “in”.

 baño chico 2

Existe una tendencia, al menos aquí, de demostrar más creatividad que nadie a la hora de señalizar los baños de mujeres y los de hombres. Está bien, ya que el típico “S” y “H”, los sombreritos, la iconografía tradicional del país, el rosa y el azul, y otros estereotipos de género están un poco más que vistos, y ya “huelen”, nunca mejor dicho. Lo que ocurre es que te puedes encontrar con todo lo contrario: por un lado en algunos espacios, no sólo bares o restaurantes, sino instituciones públicas, universidades, coles, etc., la señalítica es tan moderna y abstracta, que te quedas delante de las puertas de ambos baños sin saber dónde tienes que entrar, y por otro lado, puede ocurrir lo contrario, que en un intento de ir más allá de lo cool como es este caso, se convierte en un ejemplo más de micromachismos cotidianos. Ese que se visibiliza a todas horas, en los chistes, en la publicidad, en los informativos, en las tertulias…

No, no crean que soy una paranoica. Es lo que tiene llevar las gafas violetas puestas. Te las pones un día para tener una mirada crítica sobre las cosas con un enfoque de género, y aunque a veces duela y muchas canse, ya no te las puedes quitar. Y así, ves a la hora de ir al baño un culo de mujer explícito e incitador, y por otro un plátano (eso sí, el diseñado por Warhol para colmo de la modernidad), como muestra del androcentrismo que nos rodea, y una no puede quedarse inmune.

Como me decía una seguidora en un tweet, igual entré en el baño equivocado y el del culo era para los chicos y el plátano para las chicas. Quizás, pero por ello pienso que para la caca y el pis, menos CULOS y más cabeza. A mi con estas cosas, se me encienden las alarmas (violetas). Y menos mal!

A propósito de otros micromachismos en los baños escribí hace ya tiempo: “Sólo quería hacer pis”: http://blogs.deia.com/xsermujer/2011/09/27/10/

Te operas y te dan una escoba!

Hoy, retomando alguna lectura que tenía atrasada, me he encontrado con un anuncio al que no daba crédito. Y créanme que es literal porque pensaba que era una broma, una página que alguien mostraba irónicamente para, en plan gracioso, ridiculizar los estereotipos que siguen prevaleciendo en la publicidad. Así que pensando que era eso, una broma, me puse a buscar al anunciante en internet (porque hasta el nombre me parecía sospechoso). Y sí, es verdad,el anuncio va totalmente en serio. Lamentándolo mucho, no he podido conseguir el anuncio en internet, así que he decidido hacer un par de fotos con el móvil porque si no, pienso que nadie me creería. Perdonen la poca calidad de las imágenes.

la foto 1 (1) la foto 2Así que como no se ve muy bien, les cuento lo que dice: “Louise Sansom sufría una discopatía lumbar que le impedía hacer algo tan normal como las tareas de casa. Pero gracias al… (bla, bla, bla de publicidad), ahora puede barrer, fregar o limpiar. Y lo disfruta“. (La negrita es mía).

No tengo palabras; una mujer mejora supuestamente su salud para hacer lo que más le gusta: barrer, fregar o limpiar. Y quédense con el titular: “Es curioso cómo ahora disfruta haciendo lo que los demás odiamos”. Sinceramente, no creo que se pueda hacer un anuncio más machista que reproduce sin ningún tipo de pudor, los roles en contra de los cuales las mujeres llevamos luchando muchos, muchos años y que relega a las mujeres al trabajo doméstico y de los cuidados, es decir, el ámbito privado y reproductivo, frente al ámbito productivo, liderado y defendido con uñas y dientes por los hombres.

¿Pero estos tipos (los que han hecho el anuncio y los que lo han aprobado), dónde viven? Por favor, muestren este anuncio como la forma más prosaica, primitiva y machista de presentar a las mujeres: critíquenlo y sobre todo, militen para denunciarlo y por supuest,o tengan cuidado con la citada clínica, no vaya a ser que las mujeres que pasen por ella, además de curarles la espalda, salgan con la escoba ya en la mano… como en la foto.

 

 

 

 

¡Sólo quería hacer pis!

Este fin de semana, estando de viaje por carretera, paramos en una típica área de descanso. Esperando en la cola del baño de chicas (el de hombres siempre vacío!!), se acercó un chico con un bebé en brazos y un pañal en la mano.  Buscaba el espacio que en estos lugares convenientemente siempre existe, para cambiar los pañales a los bebés. Tenían que haber visto su cara de perplejidad cuando se dio cuenta de que dicho espacio estaba dentro del baño para Mujeres… Miraba, miraba y no daba crédito. Era el vivo retrato de una gran interrogación preguntándose: qué hago???.

Era comprensible! Cómo atravesar aquella barrera de mujeres esperando en una interminable cola y sumergirse en ese terreno tan personal como era dicho lugar! No sabía qué hacer, miró el pañal,  miró al bebé y nos miró a nosotras. Atónito y fruto de su propia timidez,  se dio media vuelta. Pensé que no le quedaría otro remedio que cambiar al bebé en el coche.

Cuando después de un rato salí del baño, vi a una mujer cambiando un bebé que
reconocí como el que hacia un rato llevaba aquel hombre en los brazos!!!! Sólo había lugar para una reflexión: por qué los lugares para cambiar a los bebés no están pensados para que puedan ser utilizados por los papás y mamás indistintamente?

Es indudable que cada vez más papás quieren y tienen el derecho a hacerlo. Cada vez más padres reclaman justamente la custodia compartida, por lo que asumen que son capaces y quieren claramente hacerse cargo en todos los sentidos, del cuidado de sus hijas e hijos: adaptemos por tanto la vida cotidiana a esta nueva realidad. Y es que este pequeño “incidente” no es sino un ejemplo más de micromachismo y cómo se perpetúa el rol de la Mujer como cuidadora de la prole y encargada del ámbito doméstico….

Sí, no crean que es el único ejemplo de lo cotidiano a este respecto.  Si se fijan, seguro que a partir de ahora lo harán, cuando en los lugares públicos no hay espacio para cumpliendo la Ley, hacer baños para  mujeres, hombres  y personas discapacitadas, este último siempre se incorpora al de mujeres…. Desde luego nadie se lo toma a mal. El otro día en un lugar público también oí preguntar: “dónde está el baño de mujeres?” y alguien contestó con toda naturalidad: “donde está el de personas discapacitadas..: es que las chicas necesitan más espacio” !!!!!. Asombrosa deducción! Cuando discretamente les conté esta teoría que ahora comparto a través de este blog, todas me dieron la razón: “pues es verdad, nunca nos lo habíamos planteado así“,  fue la respuesta unánime!

Ya ven, se perciben estos temas como algo natural, porque evidentemente natural es que las Mujeres nos encarguemos también de las personas mayores y las personas discapacitadas de la familia. La “normalidad” con que esto se asume, es pasmosa…

Denunciemos pues estos pequeños detalles “sin importancia” que nos confirman y relegan a roles que no se adecuan a la capacidad y deseos de las Mujeres actuales…. Simplemente es así, así se hacen las cosas y así se dan por hechas… y lo que es peor, así serán si no rompemos este círculo vicioso que genera Desigualdad de forma continua y solapada…. Aboguemos por la Co-Responsabilidad en todas las tareas, trabajos y roles que nos toque desarrollar… pero por favor, pongan facilidades aquellas y aquellos que tienen la responsabilidad de hacerlo… Yo por si acaso he empezado a ir a lugares donde no me sienta discriminada hasta por hacer pis….