Corredor Sur del Pico Benou

Salgo con Marcos y Juan , con la intención de hacer la arista que va desde el Pico Belonseiche hasta Somport, pasando por los picos Benou y Arnousse.

Cuando salimos del parking de la estación invernal de Astun vemos el corredor sur del Benou en buenas condiciones de nieve. Este corredor tiene una orientación sur y es propicio a avalanchas, por eso que tenga un cañon antialudes de la estación de Astún para evitar que la nieve se almacene aquí.

“Nos encontramos con un corredor en forma de Y que aparentemente no presenta dificultad desde nuestra perspectiva, pero que una vez que entramos en materia, la pendiente pudo alcanzar en algunos largos los 60º.” dice Marcos.

Primer largo, entrada al corredor.

El corredor no esta cargado de nieve y la nieve esta muy asentada pero el material que hemos subido era para hacer una arista sencilla y no un corredor.

Nos apañamos con una cuerda de 60 m para tres, tres clavos, algunas cintas y un piolet por barba.

“Con el material que portamos tuvimos que progresar muy lentamente para no pecar de imprudencia y estar siempre asegurados suficientemente. La vía no esta equipada y presenta dificultad al realizar las reuniones, es necesario llevar varios clavos, nosotros solo llevamos dos y uno lo tuvimos que dejar de recuerdo.
La progresión, sobre todo al final del corredor se nos hizo lenta y pesada, pero fue grátamente recompensada en la salida por la cornisa derecha. Las vistas fueron espectaculares” , nos comenta Marcos en el blog de Zafareche.

El descenso lo hicimos por la zona de Torrulas por una ladera muy expuesta y con hielo cristal.

No encontramos reseñas de este corredor en internet y Marcos lo reseña y  propone como nombre Corredor Zafareche al Benou.

Os dejo con un video de la jornada que se ha currado Marcos.

 

 

 

 

Texto y Fotos de Marcos y Zigor.

 

En busca del hielo perdido.

Erase una vez dos hombrecillos en busca del hielo perdido. Uno  de los Països Catalans  y el otro del país de los Vascos. Tenían ansias de escalar, de escalar el frío hielo pirenaico, aburridos ya de  la cálida roca del verano.

Los dos hombrecillos buscadores de hielo. Raul y el que escribe.

Madrugaron, y quedaron muy pronto para desplazarse a otro país al que alguien antaño llamo Francia. Cargaron sus mochilas, cuerdas, arneses, tornillos y piolets  con la esperanza de utilizarlos.

Ojearon, libros, reseñas e incluso entraron en un mundo llamado Internet,  para creer tener más información.

Patearon y patearon y hielo para escalar no encontraron. Fotos hicieron y mucho charlaron. Un gran día en la montaña pasaron, pero, poco, muy poco escalaron.

Cuando ya todo lo daban por perdido…algo mágico encontraron. Ante sus ojos un magnifico corredor observaron y enamorados se quedaron.

Nuestro próximo objetivo, este guapisimo corredor.

Y aunque ese día no lo escalaron, apuntado en sus cuadernos lo dejaron.

Siguieron y siguieron buscando y muchos planes fabricaron.

Y colorín colorado …este cuento así lo acabaron.